Fecha: 27 diciembre, 2022

El gobierno local destaca el ligero incremento en las cuentas «para dar respuesta a la subida del gasto energético y en personal, por la ampliación de servicios», las cuáles están planteadas «de forma flexible» a la espera de sumar ingresos estatales y autonómicos y con motivo del final de la legislatura

El pleno del Ayuntamiento de Viana de Cega aprobó, el pasado jueves, los presupuestos municipales para 2023, los cuáles ascienden a los 2.209.435 euros. El gobierno local presentó estas cuentas destacando el ligero incremento de las mismas con respecto a las de 2022, una subida que responde «al aumento del gasto energético, que ha marcado los presupuestos, y a la subida en gasto de personal, ya que poco a poco vamos prestando mejores servicios y nos vemos obligados a aumentar los contratos en todas las áreas». El gasto en personal, por tanto, asciende a 687.590 euros, mientras que los gastos corrientes y en servicios suman 904.578 euros.

«Los ingresos dan de sí lo que dan, tenemos que ajustarnos y hay que tener en cuenta que llevamos desde 2007 sin tocar ninguna tasa de vehículos, de depuración, alcantarillado o del cementerio», señala el alcalde, Alberto Collantes. El primer edil insiste en que «la mejora y ampliación de servicios ha multiplicado el gasto, ya que ahora la guardería municipal dispone de tres trabajadores a jornada completa, el Punto Limpio cuenta con un peón a jornada completa, se ha ampliado a jornada completa al arquitecto municipal o a los peones del servicio de basuras. Todo ello tiene el objetivo de mejorar la atención a los vecinos».

Por otro lado, las inversiones reales previstas ascienden a los 204.686 euros. Hay que destacar que no se tiene en cuenta en esta cifra el proyecto de Aloha, que se iniciará en base a los presupuestos de 2022, y tampoco la Escuela Taller de Jardinería que se pondrá en marcha el próximo año. Se tendrán en cuenta obras de inversión, eso sí, en la calle Prado o en la calle Cañada. También se mejorará el ciclo del agua con la lectura de contadores vía WiFi, se aumentará la previsión de podas en la resinera y se repararán las goteras del polideportivo municipal. Todo ello, en base a una «buena» situación económica de las arcas municipales, según el ejecutivo local.

Las cuentas municipales de 2023 se han planteado, según el gobierno local, como «prudentes y flexibles», ya que «se ha tenido en cuenta las elecciones de mayo de 2023». Además, se ha señalado que a día de hoy «se desconoce la aportación de la Junta de Castilla y León, que deberemos incorporar al presupuesto, al igual que los tributos del Estado». «De momento es un presupuesto abierto para arrancar este año e ir viendo cómo van las cosas, ya que estos ingresos podrían ayudarnos a desarrollar muchas cosas necesarias», apuntan desde el gobierno local.

El presupuesto de 2023 salió adelante gracias a los seis votos del grupo popular y con los cinco votos en contra del grupo socialista, que se mostró crítico con el gobierno local al señalar que «el borrador de presupuestos se entregó solo tres días antes del pleno». «No han dado oportunidad de hacer aportaciones o de buscar consenso», señalan desde el PSOE, quienes se muestran partidarios de «actualizar o modificar algunas ordenanzas relativas a las tasas municipales en vista del incremento del gasto del personal».

Los socialistas señalaron «el gasto que supone la dedicación exclusiva para la alcaldía, que debe ser remunerada pero es un poco desproporcionada, con 52.000 euros al año». «En total hay 76.000 euros dedicados a esta retribución y a la de las concejalías, es una cifra elevada para un pleno trimestral y comisiones limitadas», apuntan desde el PSOE, desde donde reclaman inversiones de reparación en las piscinas, más fondos para reparar el polideportivo y una partida para el Consultorio Médico. «También vemos escasez de fondos para mantenimiento, el colegio, el alcantarillado o el alumbrado», reclaman los socialistas, quienes proponen «más atención a los comercios y negocios del municipio» y piden «controlar el gasto en fiestas».

Por su parte, Alberto Collantes afirmó que «se ha tomado la decisión de que el alcalde tenga, por primera vez, dedicación exclusiva», teniendo en cuenta que «llevo 15 años como primer edil y hasta 2015 he mantenido la asignación del anterior alcalde, siendo cuatro años diputado provincial en los que no he pasado ni un euro de gasto al Ayuntamiento». «La decisión se ha tomado porque vienen meses de mucho trabajo, con la gestión de un programa mixto consistente en una Escuela Taller de Jardinería, y en un tiempo en el que además vamos a completar la obra de Aloha y hay obras de inversión en las que estar muy pendiente, como las de las calles Prado y Cañada».

Desde el gobierno local también señalan que «tenemos en mente la reparación del consultorio médico, pero estamos pendientes de que la Consejería de Sanidad se pronuncie, por si toman otra decisión». En cuanto al gasto en fiestas, se señaló que «muchas empresas habían desaparecido por la pandemia y eso ha disparado el gasto, teniendo en cuenta que queríamos hacer unas fiestas que salieran bien».