Fecha: 7 febrero, 2022

Luisa María Herrero preside la Junta Local de la AECC en Boecillo, cuyos voluntarios han sabido potenciar sus actividades para concienciar sobre una enfermedad que afecta a multitud de personas. Tras recaudar 7.375 euros en la I Marcha Contra el Cáncer, preparan nuevas convocatorias para seguir recaudando fondos para investigación y atención al paciente

Boecillo rompió todos los esquemas el pasado 31 de octubre gracias a la impresionante recaudación lograda a través de la I Marcha Contra el Cáncer en el municipio. Organizada por la Junta Local de la AECC, con la colaboración del Ayuntamiento, la cita contó con cerca de 500 inscritos, y gracias a la implicación vecinal y a la colaboración de empresas consiguió recaudar nada menos que 7.375 euros para la lucha contra esta enfermedad. El encuentro se suma a todos los eventos impulsados de forma anual por una directiva “realmente implicada” por seguir ganando apoyos y concienciar sobre la importancia de apoyarnos mutuamente ante una enfermedad que afecta a miles de personas en la provincia.

Detrás de este equipo de doce personas se encuentra Luisa María Herrero, toda una luchadora que decidió implicarse con la AECC después de vivir una experiencia muy cercana con esta enfermedad. “Soy presidenta desde noviembre de 2018, aunque desde antes ya colaboraba con la asociación junto con mi marido, Juan Antonio, quien lleva diez años luchando contra un cáncer en el plasma sanguíneo”, afirma la boecillana. Tras reconocer que antes de sufrir tan de cerca esta dolencia no conocía al detalle la labor de la AECC, Herrero afirma que “obtuvimos muchísima ayuda, desde el minuto uno, de sus voluntarios, lo cual nos motivó a querer formar parte de la misma”.

“Hacen un papel realmente importante para gente que está sola, prestando apoyo a nivel psicológico, y se vuelcan prestando material, facilitando el transporte a los pacientes o fomentando la investigación, el mejor camino para seguir hallando respuestas a la enfermedad”, señala la presidenta. Actualmente son una treintena los socios de la AECC en el municipio, los cuales desempeñan una labor de concienciación y de recaudación para que la asociación pueda seguir prestando esta ayuda a través de distintos eventos anuales.

Organizadores de mercadillos solidarios y presentes en distintas actividades, como las Jornadas Micológicas, este año quisieron dar un paso más adelante con la celebración de la I Marcha Contra el Cáncer, un encuentro que recibió un respaldo sin precedentes. “Fue todo un éxito, no esperábamos que la gente respondiera como lo ha hecho, tanto los vecinos como las empresas y establecimientos del municipio”, afirma Herrero, quien cree que la implicación se explica con que “hay mucha gente afectada por la enfermedad, quien no tiene un familiar tiene un amigo que la sufre o la ha sufrido”. “La gente está especialmente concienciada en Boecillo, se han volcado de manera ejemplar”, celebra la presidenta.

Una de las labores más importantes de la Junta Local es explicar la labor de la asociación, y que se sepa “que cada euro que entra se aprovecha para investigar y para prestar toda la ayuda posible”. “Cada paso investigando nos ayuda a avanzar, y llegamos donde el sistema no es capaz, orientando a cualquier persona a afrontar la enfermedad y acompañándola en todo momento”, afirma.

Además de la Marcha, desde la Junta Local están ya preparando otra actividad, que consistirá en una ruta en la naturaleza para dar a conocer la flora y la fauna de Boecillo, y que incluirá una barbacoa para los asistentes. Se trata de un proyecto que tuvo que aplazarse por la pandemia pero que servirá de nuevo para lograr más fondos en la localidad.

“Sin duda, lo más importante es que los vecinos sepan que estamos aquí para lo que necesiten, y que quien quiera animarse a participar también puede hacerlo, pues agradecemos toda la ayuda. Esto lo hacemos en beneficio de todas las personas que estamos pasando por este trance tan complicado”, apunta Herrero. En pleno camino por superar la enfermedad, tanto Luisa María como Juan Antonio inciden en que “hay que tener claro que de esto se sale, pero hay que estar fuerte”. “Cuando te dan tratamiento, los médicos te dejan claro que el 30% de la curación está en la medicación, pero el 70% está en ti. Hay que ser positivos hasta el final, vivir el día a día y pensar en el hoy. Seguir adelante con todo el bagaje y las herramientas y cuando se tiene un día malo, pedir ayuda. En la AECC estamos para eso. Y todo lo que hacemos lo hacemos con orgullo y con un enorme sentimiento de felicidad”, concluyen.