Entrevistamos al grupo de danzas de la A.C. La Ermita, que tras actuar durante una década en la fiesta de la Comunidad, y con la agenda de actuaciones suspendida, reivindica más que nunca la promoción del folclore.

Este jueves se cumplen 499 años desde la derrota de los comuneros ante las fuerzas imperiales, un fracaso militar convertido en fiesta que no podrá rememorarse, en la campa de Villalar, debido al Estado de Alarma. Pese al confinamiento, que ha obligado a dejar los trajes regionales, las castañuelas y las dulzainas en casa, desde la escena folclórica castellana se sigue poniendo en valor la tradición. Es el caso del grupo de danzas de la A.C. La Ermita, célebre por haber popularizado su jota en la que recuerdan la gesta de Bravo, Padilla y Maldonado.

¿Desde hace cuánto tiempo y durante cuántos años ha actuado el Grupo de Danzas de la A.C. La Ermita en la fiesta de Villalar?

La primera vez que tuvimos la oportunidad de participar en la fiesta de Villalar fue en el año 2002. Desde entonces, y durante diez años, cada 23 de abril acudíamos al municipio de Villalar de los Comuneros donde participábamos realizando una actuación durante el pasacalles que las diferentes autoridades realizaban, y siguen realizando, desde la campa hasta el monolito situado en la Plaza Mayor, donde se realiza una ofrenda floral.

¿Qué vivencias recordáis los integrantes del grupo de danzas de esta celebración, a lo largo de los años, y qué significa para vosotros este día?

Para nosotros el día de Villalar tiene un significado especial no solo por ser el día de nuestra comunidad autónoma, sino porque hablar de Villalar supone hablar de historia, de nuestras raíces y por supuesto de nuestras tradiciones, como son el folclore castellano.

Además, acudir a la fiesta siempre ha sido una gran experiencia, pues suponía pasar un día con familiares y amigos en el que había música, bailes y en el que mucha gente compartíamos una comida campestre.

Esta conmemoración es especialmente importante para vosotros, ya que contáis con una jota que representa el episodio que se vivió en Villalar en 1521. ¿Cómo fue la adaptación de esta pieza del cancionero a la danza?

Efectivamente nuestro repertorio actual incluye una pieza que es la jota de Villalar. Este baile tiene su origen en el año 2012, cuando nuestra directora Rosa M. Santamaría y Teodoro Gil pidieron permiso al Nuevo Mester para poder coreografiar el canto de la esperanza del cancionero ‘Los comuneros’, de D. Luis López Álvarez, cuya letra tiene un gran significado para los castellanos y leoneses.

Con respecto a qué tiene de especial su coreografía, podemos decir que, como ya ocurre en alguna otra pieza de nuestro repertorio, no solo consiste en bailar, sino que lleva aparejada una representación con la que se intenta reflejar la captura y muerte de los tres comuneros en la campa de Villalar.

Como principal estandarte del folclore tradicional de Laguna de Duero, ¿Qué reivindicación os gustaría hacer un día como hoy?

Creemos que en una fecha como hoy es muy importante revindicar que nunca debemos olvidar nuestra historia, pero también es un día para mirar a nuestro alrededor y sentirnos orgullosos de nuestra tierra y nuestras gentes y lo que ambas nos aportan.

Como estandarte del folclore tradicional en nuestro municipio nos gustaría aprovechar para recordar a todos nuestros vecinos, incluidos nuestros gobernantes, que fiestas como el día de Villalar han de mantener su esencia tradicional y deben seguir consistiendo en un día en que haya tradiciones como son la  música y  los bailes de folclore castellano.

Vuestra última actuación fue el pasado 7 de marzo, justo antes de que comenzase la crisis sanitaria. ¿Esto os ha obligado a cancelar la agenda de actuaciones de este año?

Lamentablemente, y como ha ocurrido con todas las actividades culturales, la junta directiva de la asociación, al decretarse el Estado de Alarma, adoptó la decisión de suspender todas sus clases y talleres.

Pero además, a medida que la situación se ha ido alargando, y en vista de que los ayuntamientos están cancelando muchos eventos de los próximos meses, como ha sido la cancelación de la feria de asociacionismo, también nos hemos visto obligados a cancelar no solo nuestra agenda de actuaciones de intercambios a nivel nacional o los festivales infantiles regionales, sino también el resto de actividades que organizamos desde la asociación, como son los talleres de manualidad para niños los fines de semana o los viajes culturales.

En cualquier caso, aún estamos esperando a ver cómo transcurre todo para tomar decisiones con respecto de algunas actuaciones que tenemos durante el verano, como es nuestro Festival Nacional de danzas.

¿Cómo os sentís, como artistas, ante esta situación? ¿Tenéis ganas de volver a los escenarios?

Al igual que cualquier otra persona que tenga como profesión o como hobby la música o el baile, para nosotros es una situación extraña, puesto que los meses de primavera y verano son cuando más actuaciones llevamos a cabo: participamos en bodas, fiestas de pueblos, festivales a nivel nacional e incluso en la Europeade (festival de danza a nivel europeo). Por todo ello ahora mismo vivimos un momento de incertidumbre, al no saber cuándo podremos volver a disfrutar de los escenarios, algo que para todos los miembros del grupo es muy importante, puesto que es donde reflejamos las horas de aprendizaje y ensayos que llevamos a cabo durante el año.

Pero esperamos poder volver pronto para disfrutar no solo de los escenarios, sino de las risas durante los ensayos, los viajes o cualquier momento en el que nos juntamos los socios, ya que somos como una gran familia.

En vista de que, posiblemente en un tiempo, no podremos ver actuaciones multitudinarias… ¿Qué iniciativas proponéis desde el confinamiento para seguir dando alas al folclore?

Desde que comenzó esta situación, nuestra directora, Rosa, nos envía videos repasando los bailes, sobre todo dirigidos a los más pequeños y que están empezando, con el fin de que recuerden lo aprendido en los meses previos al confinamiento.

En cuanto a iniciativas para seguir dando alas al folclore, intentamos seguir estando activos en nuestra página de Facebook y de Instagram La Ermita Grupo de Danzas. Para ello publicamos vídeos de actuaciones pasadas, hoy por ejemplo con motivo del Día de Villalar hemos colgado un vídeo de la Jota del mismo nombre. Y estamos organizando un vídeo en el que los miembros del grupo vamos a realizar un baile desde nuestra casa.

¿Qué va a necesitar el folclore en el futuro para seguir manteniéndose vivo?

Para que el folclore se mantenga consideramos que son importantes dos cosas; por un lado, que la gente lo valore más y no olvide que al final el folclore nos recuerda cual era la vida y cultura de nuestros antepasados, pues la mayoría de canciones y bailes están asociadas a oficios o momentos de la vida como son la vendimia, las bodas, las fiestas patronales… y no se vea como algo antiguo o desfasado. Y por otro se necesita más apoyo por parte de nuestras autoridades, pues muchas veces parece que se les olvida que existen asociaciones y grupos como el nuestro, que podríamos colaborar con ellas en la organización y participación de eventos.

¿Qué mensaje os gustaría trasladar a los laguneros desde el grupo?

Que somos un gran municipio y que, si todos seguimos cumpliendo las medidas, pronto podremos superar esta situación y nuestras calles podrán volverse a llenar de gente para juntos disfrutar de los bares, los paseos por el lago, la acequia o el canal, las reuniones en los Valles y los eventos.

Y que cuando todo esto pase no olviden que la música, que estos días suena desde los balcones o en las redes sociales, está ayudándonos a todos a llevar estos momentos con un poco más de alegría.