Fecha: 25 junio, 2015

La escuela municipal de Danza cumple un cuarto de siglo desde que en 1990 empezara su andadura con 11 niñas. Ahora son 180 las que forman parte de este gran proyecto

El espíritu de Verónica Rojí y sus ganas por acercar la danza al municipio en 1990, llevó a que esta profesora especializada en esta modalidad quisiese traer a Laguna de Duero una escuela de estas características. El amor por este arte y las ganas de hacérselo llegar a todas las niñas fue una de las premisas de Rojí, pues por aquel entonces “el estudiar danza suponía un coste muy elevado y no al alcance de todas las familias. Con la idea de implantarlo aquí el Ayuntamiento apoyo la inclusión de esta dentro del panorama de escuelas municipales”.

En aquellos 90 el municipio se encontraba en constante evolución demográfica. Pese a ello ese primer año solo se apuntaron 11 niñas, que tuvieron sus primeros contactos con la danza en un improvisado local de ensayos ubicado en los sótanos del Consistorio. La evolución les llevó al centro del jubilado -antiguo Juzgado de Paz-, para pasar posteriormente al Cascajo. La construcción de la Casa de las Artes supuso un antes y un después para esta escuela, pues ahora disponen de un espacio acondicionado a sus necesidades.

El aumento en el número de niñas “ha sido muy positivo, teniendo mucha gente que ha sacado adelante su carrera de danza siguiendo mis pasos o bien dando clase”. Actualmente son 180 inscritas, que van desde los 5 años y de ahí sin límite de edad. Lo importante, como afirma Rojí, es “que les guste la danza, que quieran aprender y que sus padres las apunten como un entretenimiento. Yo intento trasmitirles ese amor a la danza para que nuestros ensayos sean algo divertido”.

Su grupo artístico de danza clásica representa “esa ilusión por vivir esta modalidad, por trasmitirla sobre todo por muchas de esas niñas que ya no lo son y que comenzaron algunas hace 25 años y rozan ya un nivel espléndido por muchos de los escenarios de Valladolid y provincia”.

Entender la danza clásica y flamenca ha sido otro de los factores a potenciar por esta escuela, por eso cierran cada curso con un gran festival en junio en la Casa de las Artes donde, en una doble sesión, “se puede ver nuestro trabajo a lo largo del año”.

¿Cómo apuntarse?

Para formar parte de este gran “equipo” sus inscripciones se llevan a cabo como el resto de escuelas municipales dependientes del Ayuntamiento de Laguna de Duero a partir de septiembre.