El batería y líder de Mägo de Oz encara una actuación ilusionante, este viernes, en Laguna de Duero, donde la banda tendrá ocasión de presentar los temas de su último disco, ‘Ira Dei’

¿Cómo estáis viviendo esta gira y qué destinos os esperan próximamente?

Ahora mismo estamos en la primera parte de la gira, en la que daremos 50 conciertos por todo el territorio español. En octubre nos vamos a Estados Unidos, y volveremos en Navidades para estar con nuestras familias para después dar otros 30 conciertos por Latinoamérica. Aún queda tiempo para que veamos más cerca el final de la gira, que será después del verano de 2020.

Pese a los 31 años en los escenarios, el éxito continúa, y prueba de ello es la amplia afluencia en vuestros conciertos. ¿Cuál es la clave para mantener el interés del público y saber reinventarse?

No me fío mucho del éxito ni del fracaso, me parecen palabras muy embusteras. Hay muchos artistas que se mueren de éxito inmediato, como les ocurre a chavales muy jóvenes que salen de programas televisivos que no vamos a nombrar.

Es la carretera, el trabajo, lo que hacen que esto funcione. La clave de Mägo de Oz es su peculiar música, esa mezcla de rock duro con la música celta. Es el hecho de estar firme ante los bandazos que da la moda y la industria musical, el hecho de no caer en la tentación de seguir la corriente. La música es cíclica, pero lo bueno es ser coherente con lo que haces y no dar bandazos: ser honesto y fiel a un estilo musical. Sobre todo hay que tener mucho respeto a tus fans, y en Mägo de Oz tenemos muy claro que quienes pagan las facturas y quienes nos dan de comer son nuestros fans.

El hecho de ser el único miembro original de la banda…¿Es un peso a sus espaldas o es precisamente lo que le aporta la motivación suficiente para que el proyecto siga?

Cuando quieres liderar un proyecto humano tienes que tener las espaldas anchas. En mi caso nunca me ha molestado tener presión, trabajo bien con ella. Por otra parte, no creo en las críticas ni en las alabanzas, solo en la imagen que me devuelve el espejo, y hago balance en función de si me reconozco en ella o no. La única crítica que me importa es la de quien me conoce y me quiere. Al resto no hay que hacerles caso.

En este concierto daréis a conocer el último disco, ‘Ira Dei’, en el que habéis contado con colaboraciones de la talla de Ara Malikian… ¿Cómo defines este último trabajo?

Llevábamos cinco años sin sacar material nuevo, y hemos querido volver a las raíces de la época de ‘Gaia’, con una música muy barroca y recargada, largas duraciones… y la verdad es que hemos tenido muy buena aceptación. El primer single ‘Te traeré el horizonte’ lleva 35 millones de visionados y el disco se está vendiendo muy bien. No es habitual que, en los tiempos que corren, un grupo saque un disco doble: la mayoría de las bandas considera que pasarse de las ocho canciones es tirar el disco a la basura. Pero para nosotros no significa tirarlo, sino regalarles esas canciones a nuestros fans, que como vengo diciendo, son quienes merecen todo nuestro respeto y cariño.

¿Qué supone para Mägo de Oz el hecho de actuar junto con otra banda de peso del rock español como Burning?

Es todo un referente al que siempre he seguido. Mientras estén tocando Johnny y los suyos estaré, por supuesto, en un lado del escenario disfrutando de su directo. Llevan cuarenta años y me parece una banda digna de todo el respeto del mundo. La gente lo va a pasar muy bien.

Laguna de Duero es un municipio que tiembla cada fiestas patronales con clásicos como ‘Molinos de Viento’ o ‘Fiesta Pagana’… ¿Qué puede esperar el público de este directo? ¿Qué les dirías a los laguneros para que se animen a disfrutar de esta fiesta del rock?

Vamos a hacer dos horas y diez minutos de show, con unos visuales muy chulos, pirotecnia y una escenografía muy trabajada, como solemos ofrecer en los conciertos de Mägo de Oz. Podemos avanzar que presentaremos siete u ocho canciones del nuevo disco, ‘Ira Dei’, mientras que el resto de temas serán los que todo el mundo está esperando: Fiesta Pagana, Molinos de Viento, La Costa del Silencio… canciones que no pueden faltar para hacer disfrutar al público.