Fecha: 16 julio, 2015

Después de pasar por República Checa o Turquía, Sandra Martín se traslada a Colombo como touroperadora

Tras diplomarse en Turismo, Sandra Martín ha desarrollado su vocación profesional y su pasión personal conociendo países tan dispares como Italia, República Checa o Turquía. Con 25 años la vida le ha dado la oportunidad de ir más lejos y embarcarse en su propia aventura asiática: vivir y trabajar del turismo en el corazón de Sri Lanka.

¿Cómo ha sido para acabar en un país tan remoto?

Pura casualidad. Encontré una oferta en Internet y me lancé. No conocía nada de este país, pero investigué y me encantó, pues siempre me ha atraido Asia. Tras una entrevista me seleccionaron. Fue una decisión fácil porque aquí podía mejorar y la experiencia es incomparable.

¿Ha sido fácil adaptarte a tu trabajo en Colombo?

Realmente sí. Casi todos mis compañeros son cingaleses y me ha sorprendido gratamente la buena relación que tenemos. Hay diferencias culturales, por ejemplo tienen mentalidad de que el trabajo es lo más importante.

¿Cuál es la situación económica en Sri Lanka?

Tras el fin de la Guerra Civil en 2009 está creciendo turísticamente a pasos agigantados gracias a su riqueza natural (playas, parques naturales, animales…). El crecimiento económico es positivo, pero da vértigo: a este ritmo al construir tantos hoteles van a destruir su paisaje. Las diferencias salariales son abismales: no existe clase media y muchos emigran a Dubai.

¿Influye mucho la religión en la sociedad?

La población se divide en budistas, hindúes, cristianos y musulmanes. Hay mucha diversidad y desde mi punto de vista es una sociedad bastante machista, lo cual ha dificultado mi adaptación.

¿Qué ventajas y qué inconvenientes tiene vivir en Sri Lanka?

La mayor ventaja es que esta en pleno desarollo y hay buenas oportunidades para empezar algo o crecer laboralmente. Los inconvenientes vienen de la tener que ajustarse a su mentalidad y forma de vida.

¿Se ve a muchos españoles por allí?

Somos muy pocos. Venimos de paso a trabajar en la embajada o del turismo. Nos relacionan con los toros y la fiesta pero España no sale en los medios y no conocen nuestra cultura en profundidad.

¿Te planteas permanecer allí o tienes otras metas?

Mis planes son cambiantes, espero que el tiempo me solucione esa pregunta. Mientras, intentaré aprovechar al máximo esta experiencia.

¿Qué es lo que más echas de menos de Laguna?

Aunque suene a tópico, mi gente, mi familia, la comida y todas las facilidades que no apreciamos. De tanto calor, hasta echo de menos el invierno.

¿Qué hace falta para vivir una experiencia así?

Es algo realmente enriquecedor a lo que uno tiene que venir con la mente muy abierta y muchas ganas.