Redburger cumple 10 años como sinónimo de la mejor calidad-precio

El establecimiento, que inició su actividad en el año 2007 en la Calle Ricardo de los Ríos, se ha convertido en un referente de la hostelería en la localidad. Con la reciente implantación del servicio a domicilio lleva a los hogares su producto en las mejores condiciones.

El 2 de abril de 2007 Vicente del Campo y su familia abrieron su local de restauración en Laguna de Duero. Desde entonces, han permanecido, durante una década, al servicio de su clientela. “La gente apostó por nosotros desde el primer día, algo que se ha mantenido gracias a nuestro buen hacer en este campo”, apunta Vicente, quien reconoce cómo “el 90% de las personas que acuden a su establecimiento son fieles a Redburger”.

La seriedad a la hora de trabajar y de llevar su negocio, junto con la constancia en materia calidad-precio, representan unos de los estándares más significativos de Redburger. La limpieza y un servicio cercano y atento con el cliente es otro de los baluartes de este negocio hostelero. A sus 5 años de vida arrancaron con los menús diarios con buena implantación, y ahora será el turno del servicio a domicilio, que llevará consigo una ampliación de su cocina para continuar manteniendo las claves de su éxito.

Su gran trabajo tanto dentro como fuera de la cocina les llevó, en el año 2014, a ser galardonados con el título a la ‘Mejor Hamburguesa de Valladolid’, todo un reconocimiento para esta empresa familiar. “Nos ayudó bastante a que nos vinieran a conocer personas de toda la provincia”, afirma el gerente. El crecimiento de esta hamburguesería ha sido tal que actualmente cuenta con hasta 11 personas trabajando entre los días de diario y los fines de semana, donde tienen su montante principal.

El plato estrella es su conocida rueda de patatas, acompañado de la hamburguesa ‘Redburger’, la más vendida hasta el momento, mientras que la ‘locura de cabra’ o la Hamburguesa de Buey, recién introducida en la carta, están teniendo gran acogida. Su ternera procedente de Ávila -distintivo de calidad referente en la región- se suma a que la mayoría de sus proveedores son locales o bien de Valladolid.

La nueva cocina y el servicio a domicilio, junto con la ampliación de la terraza, serán algunas de las novedades para este 2017. “La gente nos estaba reclamando que lleváramos nuestro producto a sus casas, por ello hemos estudiado los mejores envases de cara a la mejor conservación de los platos. Existirá un pedido mínimo de 15 euros, y seguiremos apostando, como en nuestro local, por garantizar una respuesta rápida al cliente. Tenemos una cocina envidiable para cualquier restaurante que será mejorada aún más para tratar de duplicar nuestra capacidad de ventas”, afirma el gerente.

Vicente agradece su confianza a todos los clientes que han pasado por su establecimiento, y abre las puertas de su establecimiento a todos aquellos que se quiera acercar a esta hamburguesería, donde calidad y precio no están reñidos desde hace ya diez años.

Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando dará su consentimiento para su aceptación.

de nuestra política de cookies.

ACEPTAR