Fecha: 6 julio, 2021

Repasamos la figura de uno de los futbolistas del Valladolid más importantes de la segunda mitad del siglo XX.

El fútbol es uno de los deportes que más se alimenta del presente. Los éxitos conseguidos días o semanas antes pueden quedar desvanecidos si se encadenan una serie de malos resultados. Esta situación se hace palpable sobre todo en el deporte de élite, donde los principales clubes internacionales están obligados a ganar constantemente, una situación motivada por la incesante presión social de sus aficionados. Unos fans que demandan siempre una exigencia máxima a los gladiadores que visten sus colores. Ahora que está en boca de todos la próxima Eurocopa de fútbol, con una gran cantidad de partidos de alto interés como referencia Oddschecker, queremos dejar de lado la vorágine de la actualidad y centrarnos en el pasado. Queremos recordar la figura deportiva del ex alcalde de Laguna del Duero, un jugador de fútbol de élite que llegó a debutar como internacional absoluto español. Esta es su historia.

Luis Minguela, nacido en la humilde villa de Frumales en 1960, es uno de los máximos referentes del fútbol de la región. Para entender la magnitud de su figura hay que tener en cuenta que el municipio de la provincia de Segovia solo tenía 114 habitantes censados en el año 2020, y sus baremos máximos poblacionales no se alejan demasiado de esta cifra, ya que el 1991 solo contaba con 272 personas.

Minguela, con 1,76 m de altura, desarrolló su carrera deportiva en la posición de medio centro. Encargado de temporizar y distribuir el juego de su equipo, fue uno de los máximos referentes del Valladolid. De hecho, desde que debutó el 28 de septiembre de 1977 hasta que se retiró en 1992 solo vistió la camiseta blanquivioleta. Su dilatada trayectoria en el equipo de Pucela posibilitó que consiguiera algunas cifras de récord. Sumó 400 partidos con el club el 3 de febrero de 1991. También disputó 300 partidos en la máxima categoría del fútbol español, la Primera División. Y en la Copa del Rey, segunda competición en importancia jerárquica, sumó 50.

A lo largo de sus 15 temporadas, anotó 28 dianas, vio 56 tarjetas amarillas y 6 rojas; muestra de su implicación en el juego del equipo. El compromiso que mostraba con el Valladolid posibilitó que en 1984 fuera convocado con la Selección Nacional española. El partido se disputó el 20 de septiembre de 1989, y el encuentro se saldó con un resultado favorable para los intereses españoles, ya que finalizó 1-0. Minguela compartió vestuario con algunas figuras referenciales del fútbol del país, como es el caso de Zubizarreta, Manolo Sanchís, Míchel o Butragueño. Fue entrenado por Luis Suárez, único jugador español ganador del Balón de Oro, galardón que acredita al mejor futbolista del mundo.

En relación con sus éxitos deportivos, en 1984 logró ganar la Copa de la Liga. Era una competición española con eliminación directa que se disputó entre los años 1983 y 1986. Los únicos otros dos equipos que fueron capaces de sumar el trofeo a su palmarés particular fueron el Barça con dos triunfos y el Madrid, con uno. El Valladolid fue el autor de la eliminación a doble partido del Sevilla, Betis y Atlético de Madrid. Los colchoneros se habían encargado de eliminar al Barça, y en la gran final el Valladolid se impuso por 3 goles a 0; haciendo válido el 0-0 conseguido en la ida. Es uno de los triunfos más importantes que el equipo de Pucela ha sumado a lo largo de su dilatada historia, de hecho, es el único título nacional que ha conseguido trasladar al museo del club. Este triunfo permitió al equipo disputar una competición europea por primera vez, cayendo eliminados en la primera ronda de la UEFA la temporada posterior ante el Rijeka de Croacia.

Tras su retirada del fútbol profesional, Minguela quiso iniciar una carrera política que le llevó a ocupar la alcaldía de Laguna del Duero, un cargo que ostentó entre los años 2011 y 2015. El municipio disponía en 2020 de 22.765 habitantes, una cifra que se aleja de modo abismal del poco más del centenar de personas que residen en su Frumales natal. Una transformación espectacular en relación con su ecosistema deportivo habitual.