Fecha: 23 febrero, 2022

El Gobierno Municipal respondió en el Pleno que «se ha hecho una lectura interesada de los informes, puesto que la ordenanza se adapta a lo que marca la Ley en favor de la ciudadanía y el afán no es recaudar»

Durante el Pleno Ordinario del martes 22 de febrero se aprobó la nueva ordenanza fiscal reguladora del impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, conocido como impuesto de plusvalías. Esta reforma está obligada por Ley y, tanto PSOE como VOX, denunciaron que la actualización de la nueva ordenanza «oculta una subida de la carga fiscal a los vecinos del municipio».

Dentro de esta ordenanza se añadió un tipo de gravamen del 30% que supondría aproximadamente un incremento de recaudación del 2,95%. También una bonificación del 25% sobre las segundas viviendas, que, según denuncian desde la oposición, «afecta especialmente a los inmuebles heredados y es muy escasa con respecto a las bonificaciones de este tipo existentes en la mayoría de municipios».

El portavoz del grupo municipal del PSOE, Juan José Tomás-Biosca, alabó la ordenanza, pero coincidió con VOX en que el Ayuntamiento aprovecha para subir el tipo impositivo al 30% y así incrementar la recaudación. «Son ustedes los que desde su ideología abogaban por rebajar los impuestos a los ciudadanos y a la primera ocasión que tienen se lo suben», recriminaba el portavoz del grupo socialista. Como propuesta alternativa, desde el PSOE se propone «un tipo del 28% que mantenga prácticamente la recaudación actual, y una bonificación mínima del 50% del impuesto para las segundas viviendas».

Juan Carlos Rodríguez, portavoz del gobierno local, respondió que los grupos que criticaban esta reforma «habrían leído solo la parte que les interesa del Informe de Tesorería». Desde Independientes por Laguna se señaló que el Real Decreto 26/2021 tiene una serie de defectos graves que provocan una caída con una menor base imponible y una notoria menor inversión global: «Si hablamos de porcentajes, en un año habría una diferencia relativa de un 251% de merma de la recaudación».

El propio portavoz señaló que, «para poder dar servicios, el Ayuntamiento debe tener ingresos. Por tanto, se ha abogado por aplicar los máximos coeficientes permitidos por El Real Decreto». Desde el equipo de gobierno también se señala que el incremento del 3,95% de la recaudación es tan solo una previsión y que el motivo de mantener el tipo impositivo al 25% es el de ser prudentes para estudiar su evolución. «A partir de ahora tenemos un instrumento legal con las dos opciones que marca la Ley, siempre aplicamos la más favorable al ciudadano. Nuestro afán no es recaudar, es hacer cumplir la ley en beneficio de la entidad y por tanto, de la ciudadanía». Desde el gobierno local, asimismo, se ha puesto de manifiesto que «por mucho que nos critiquen por conformar un gobierno ‘de derechas’, el PSOE de Laguna es realmente el partido que vota junto a VOX, mientras que el resto de grupos, como IU-Podemos, sí que apoyan nuestras propuestas».

La portavoz de VOX, María Isabel Pérez, por su parte, fue la primera en manifestar la disconformidad el grupo municipal: «Aprovechan para elevar tipo impositivo del impuesto nada menos que 9 puntos porcentuales». Además, criticó que el Gobierno municipal «haga caso omiso de la inflación que está devorando el bolsillo del ciudadano y que se haya perdido la oportunidad de analizar medidas eficaces para reducir el gasto público sin elevar desaforadamente el tipo de impuesto».

Finalmente, esta nueva ordenanza fiscal reguladora del IIVTNU fue aprobada finalmente con los votos a favor de IL, PP, CS e IU-Podemos (15) y el voto en contra (6) de PSOE y VOX.