Fecha: 29 junio, 2017

La reunión mantenida este miércoles entre el teniente de alcalde, Juan José Tomas-Biosca, y el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, sirvió para poner sobre la mesa un plan fraccionado de la deuda por depuración

Este miércoles arrancaban las negociaciones entre el Ayuntamiento de Laguna de Duero y el de la capital, en las que el primero de ellos trataba de lograr que los vecinos de la localidad no paguen más por la depuración que los de Valladolid. En la reunión estuvieron presentes, entre otros, el teniente de alcalde de Laguna de Duero, Juan José Tomás-Biosca , el alcalde de la capital, Óscar Puente, y María Sánchez, concejala de Medio Ambiente. Este encuentro llegaba tras haber planteado los municipios del alfoz un borrador de acuerdo para un nuevo convenio común en materia de depuración de aguas residuales en la EDAR de Valladolid.

La reunión sirvió para acercar posturas sobre el nuevo convenio y el anterior -firmado en 2009 y considerado injusto por parte del actual gobierno de Laguna de Duero- . Hay que recordar que este municipio se conectó a través de su estación de bombeo a la EBAR el pasado 2015, dando comienzo al envío de sus aguas residuales. Por dicho servicio el Consistorio lagunero mantiene, desde entonces, una deuda con el Ayuntamiento de la capital cerca a los 1,5 millones de euros.

El Ayuntamiento de Laguna, en esa búsqueda de una nueva renegociación, pidió recientemente por carta una reunión con Óscar Puente para dejar claro que “ningún vecino de Laguna pagará más que uno de Valladolid» y, de paso, “ultimar un periodo y unos plazos de pago” en referencia a esa cuantía reclamada por la depuración. Tras esta reunión, la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, aclaraba cómo “la situación sobre la depuración con Laguna se va a solucionar, ya que se va a llevar a cabo un fraccionamiento de la deuda, aunque los términos del acuerdo definitivo están por determinar”.

Todo parece indicar que este aplazamiento se llevará a cabo en tres plazos y de acorde al anterior convenio, donde el Ayuntamiento de Laguna de Duero y gracias a estas negociaciones, no deberá pagar los cerca de 900.000 euros de amortización. Biosca recuerda que el Ayuntamiento de Laguna “tiene ya un dinero reservado para pagar la depuración y el saneamiento del agua. Por otro lado, el próximo sábado 1 de julio tendrá lugar la próxima reunión para acordar los diferentes términos en esta materia.