Fecha

El Centro de Estudios Pablo Picasso abrirá este verano con el objetivo de cubrir las carencias ocasionadas por la cancelación de las clases presenciales, y buscará asentar contenidos esenciales en el alumnado para el próximo curso

La pandemia del COVID-19 ha obligado a cerrar escuelas e institutos y readaptar las clases al formato online. La comunidad educativa ha tratado de adecuarse a las necesidades de los tiempos con mayor o menor fortuna. Desde el Centro de Estudios Pablo Picasso han buscado estar en estos duros momentos al lado de su alumnado y sus familias en favor de que el curso escolar pueda salir adelante con las mayores garantías.

¿Cómo habéis afrontado la pandemia desde el centro?

El centro lleva cerrado desde el 14 de marzo. Reabrimos el 8 de junio, aunque durante este período hemos trabajado de lunes a domingo prácticamente sin horarios. No obstante, la impresión general es que hemos trabajado más horas para obtener un menor rendimiento.

¿Cómo valoráis la experiencia de la enseñanza a distancia?

Hay etapas en las cuales la enseñanza presencial es insustituible, como es el caso de infantil, primaria y la ESO. Nos hemos encontrado con padres desesperados a la hora de abordar esta nueva situación. Además de hacer su trabajo han tenido que ejercer de profesores de sus hijos. Desde nuestro centro, hemos realizado talleres orientativos a los padres que nos lo han solicitado por videoconferencia, para darles pautas de actuación a la hora de gestionar las emociones derivadas de este nuevo papel que han tenido que afrontar.

¿Cómo creéis que se ha de plantear la enseñanza en el futuro?

Evidentemente esta situación va a marcar el futuro más cercano. Es fundamental solventar gradualmente el déficit de contenidos que no se han desarrollado de manera presencial y que son clave para asentar el aprendizaje en etapas superiores.

Nuestro centro este verano se va a dedicar a paliar ese déficit de contenidos con clases de refuerzo y de reactivación, que van a ser vitales para que los alumnos no se vean el año que viene en una situación delicada.

¿Consideráis que el refuerzo es esencial?

No todo lo que se ha dejado de ver de manera presencial va a servir a los alumnos que promocionan, tenemos que seleccionar muy bien los contenidos que son claves para el año que viene. Es ahí donde nuestro centro va a centrarse a lo largo del verano.

Evidentemente, la evaluación a distancia ofrece muy pocas garantías para los profesores en ciertos ámbitos. Mucho nos tememos que el año que viene, si no se hace un buen trabajo de refuerzo este verano, los “falsos aprobados” van a tener muchísimas dificultades con el próximo curso.