Fecha: 22 febrero, 2017

El acto informativo sobre la situación del convenio de depuración de aguas residuales sirvió para que el equipo de gobierno resolviera las dudas de los vecinos 

Encabezado por el alcalde, Román Rodríguez de Castro, acompañado por el teniente alcalde, Juan José Tomás-Biosca, el concejal de Servicios Urbanos, Francisco Barbillo y el concejal de Recursos humanos, Juan Carlos Rodríguez, el acto vecinal informativo convocado este miércoles en el Ayuntamiento para explicar la actual situación del convenio de depuración de aguas residuales sirvió para dar respuestas a las diferentes dudas vecinales respecto a este tema de candente actualidad.

Hay que recordar que esta reunión, convocada por independientes y socialistas, fue organizada a consecuencia de “los bulos infundados sobre este acuerdo en lo relativo al convenio de depuración de aguas con la capital, donde incluso se ha hablado de que habíamos cobrado cerca de medio millón de euros más en el recibo, algo que es del todo falso», se ha afirmado desde el gobierno local.

Varios vecinos y representantes de asociaciones locales acudieron a la cita, donde tras una breve introducción por parte del gobierno municipal para explicar los pormenores de la actual situación al respecto, retrotrayéndose también a su historial, se abrió un interesante turno de preguntas. En él se recordó cómo actualmente en el municipio se están potabilizando alrededor de unos 2 millones de de m3 al año, aunque se envían a Valladolid unos 3 millones de m3, consecuencia del aumento de la lluvia, las aguas freáticas y las aguas de riego.

El precio medio que actualmente está vigente en el convenio aprobado en el año 2010 -que tiene en cuenta valores exclusivamente de depuración de aguas de la capital- se obtiene haciendo un cálculo proveniente de los 20 millones de m3 facturados al año, mientras que la depuración que se produce en la capital es de unos 40 millones de m3. Dicha depuración supone un coste de unos 6 millones de euros. Actualmente y con este baremo, Laguna paga a 0,30 euros el m3, mientras que según un estudio técnico el Consistorio lagunero, este considera que debería estar «entre 0,18 y 0,20 euros, a lo que habría que sumar los gastos de gestión».

El equipo de gobierno ha aclarado cómo antes de adherirse a este convenio de depuración «se pagaba cinco veces el valor del canon como consecuencia de la no depuración,que según la legislación debíamos haber cumplido desde el año 2000». «En dos meses en el Ayuntamiento, conseguimos poner en marcha el enganche eléctrico y así comenzar con la depuración evitando con ello las sanciones que se estaban pagando» se ha explicado.

Nuevo convenio

Laguna de Duero, junto con el resto de municipios del alfoz, será encargado de aportar propuestas de cara a la elaboración de un borrador de este nuevo convenio con Valladolid, que será presentado próximamente. «Vamos a basarnos en los costes reales de la depuración a la hora de desarrollar este nuevo convenio”, afirma Barbillo.

Pago del recibo a la capital

El convenio firmado en el año 2010 ha sido considerado como “injusto” por parte del actual gobierno local, que considera que “los vecinos de Laguna no pueden pagar dos o tres veces más que los de la capital”. Por ello, y una vez conectados a la EDAR de Valladolid, el Ayuntamiento de Laguna de Duero decidió retrasar el pago del coste de depuración concerniente a parte del 2015 -con inicio el 1 de Septiembre- y 2016. En total, la suma de esta cifra supone cerca de 900.000 euros.

El teniente de alcalde, Juan José Tomás-Biosca, ha aclarado que “no estábamos de acuerdo con el coste medio estipulado, ya que se nos estaban incorporando una serie de parámetros que entendíamos que no debíamos de pagar. Las facturas nos las han enviado acorde al coste medio del acuerdo anteriormente firmado, por lo que el técnico de nuestro Ayuntamiento ha realizado un informe en el que se especifica que con el anterior convenio se le estaba gravando a los vecinos de Laguna por encima de lo debido”.

En referencia a esa recaudación de los recibos cobrados a los vecinos de la localidad, Biosca afirma que “existe un remanente actualmente guardado para hacer frente al pago del Ayuntamiento de Valladolid cuando proceda. No ha habido ninguna desviación del dinero a ninguna parte  como apuntaban erróneamente algunos. No pretendemos que Valladolid pierda capital, pero tampoco que gane dinero a nuestra costa, por lo que no podemos permitir es que los vecinos de Laguna asuman en su factura las aguas de autoconsumo o los freáticos de Valladolid, tenidos en cuenta para elaborar ese precio medio por m3”.

El edil socialista ha querido remarcar cómo “el dinero que se ha recaudado de los vecinos está contabilizado por intervención y conformará parte de la liquidación del año 2016”, concluyendo con que “cuando exista un acuerdo comenzaremos a pagar estas facturas”. Pese a este retraso en el cobro, Juan Carlos Rodríguez ha remarcado que “las facturas no van a llegar con ningún tipo de recargo ni con intereses”.

La postura de la capital

La concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad de Valladolid, María Sánchez ya confirmó recientemente que “se ha acordado que se elabore un borrador entre los municipios afectados, con la idea de que no tengan que pagar ni un euro más ni un euro menos del agua que depuren”. La predisposición con el Ayuntamiento de Valladolid parece positiva, pues según declaraba la edil “lo lógico es que lleguemos a un acuerdo y que se les pase a los diferentes municipios el coste real de la depuración, ya que desde el Ayuntamiento no tenemos la intención de ganar dinero, pero sí cubrir el coste de su servicio”.

Será, por tanto, el próximo 1 de julio y tras el proceso de negociación y aprovechando el cambio en el sistema de gestión del agua de la capital –pasará de nuevo a manos públicas- cuando el nuevo convenio entre en vigor.

20170222193205_IMG_0064