Fecha: 23 agosto, 2016

La Junta local de Seguridad se ha reunido este martes en el Ayuntamiento para trazar las líneas de actuación y aunar las labores entre Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil y personal municipal para evitar cualquier tipo de incidente durante las patronales

A escasos días del inicio de las actividades programadas en relación a las fiestas de la Virgen del Villar, representantes del gobierno local se han reunido este martes, en el Ayuntamiento, con los representantes de los distintos cuerpos de seguridad para trazar las líneas de actuación que garanticen la normalidad durante estas semanas festivas. A esta Junta local de Seguridad ha asistido el alcalde, Román Rodríguez, el teniente de alcalde, Juan José Tomás-Biosca, el concejal de festejos, Héctor González, así como el concejal Francisco Barbillo. Junto a ellos acudía el subdelegado del Gobierno de Valladolid, Luis Antonio Gómez Iglesias, además de varios técnicos  del Ayuntamiento y los cargos de la Guardia Civil, Policía Local y Protección Civil.

La reunión ha servido para conocer de primera mano la programación de los distintos eventos que arrancan el próximo fin de semana y que se prolongarán hasta el 11 de septiembre, algunos de los cuales, por su gran afluencia y características, precisan de planes de evacuación y amplio despliegue de fuerzas de seguridad y servicios de asistencia médica para su desarrollo. En esta ocasión, en la que, tal y como se ha anunciado, «se han revitalizado emplazamientos distintos a los de otros años», se ha incidido en optimizar los sistemas de comunicación entre las distintas fuerzas, los voluntarios y el personal municipal para evitar «cualquier tipo de incidente».

Durante las reuniones con las peñas se hará hincapié en advertir sobre los peligros que entraña el consumo de alcohol a la hora de participar en los encierros. Desde la Guardia Civil se duplica el número de efectivos participantes en los festejos de San Pedro Regalado, con 140 agentes desplegados y la posibilidad de pedir cobertura adicional, mientras que desde la Policía Local trabajarán entre 80 y 90 agentes. Los voluntarios de Protección Civil se verán multiplicados en esta ocasión con un total de 450 provenientes tanto del grupo local como de otras entidades como las de Tudela o Aldeamayor. En total, serán más de 650 personas velando por la seguridad durante unas fiestas cuya programación ha sido calificada de «densa» y en las que participan miles de vecinos y visitantes.