La bióloga y el estudiante fueron reconocidos este jueves, en el Ayuntamiento, en la cuarta edición de unos galardones en los que se otorgaron, además, sendas menciones especiales a Coral Sánchez y Estela Prieto por su trayectoria académica

La bióloga Marta Pérez y el estudiante Gabriel Valles recibieron este jueves el Premio Cascajo a la excelencia. Los galardones, que se entregaron por parte del Ayuntamiento de Laguna de Duero, le fueron otorgados en una cuarta edición de esta ceremonia que estuvo presidida por el alcalde, Román Rodríguez, el primer teniente de alcalde, Luis Minguela, y el segundo teniente de alcalde, Tomás Álvarez, en medio de la presencia de otros representantes de prácticamente todas las formaciones.

La concejala de Educación, Ana González, fue la encargada de presentar el acto. La edil destacó especialmente el gran nivel y la calidad de los perfiles presentados, además de agradecer a la antigua corporación el gesto de impulsar estos galardones y a la nueva por seguir apostando por ellos.

En esta edición, como novedad, el jurado decidió, por unanimidad, realizar dos menciones especiales a las candidatas Coral Sánchez y Estela Prieto, a fin de poner de relieve su trayectoria académica. En este sentido, se otorgó un reconocimiento a Sánchez, quien ha obtenido matrícula de honor en el bachillerato de ciencias sociales con una nota media de 9,76 y quien comparte, además de su dedicación por los estudios, la pasión por el baile. En cuanto a Prieto, se puso el foco en la recién obtenida matrícula de honor en su bachillerato de ciencias, en el cual ha obtenido una nota media de 9,59.

El ganador del premio al mejor estudiante del curso, Gabriel Valles, agradeció al Ayuntamiento la puesta en marcha de esta convocatoria, en la cual fue reconocida, hace dos años, a su propia hermana, Carla Valles, quien “le ha servido siempre de ejemplo” a la hora de estudiar. “Es una satisfacción que se reconozca el trabajo y el esfuerzo, esto supone un empujón para seguir adelante en una nueva etapa, puesto que pronto me marcho a seguir estudiando fuera”, apuntó Valles, quien se acordó de sus profesores del IES María Moliner. Con matrícula de honor en el bachillerato de ciencias y una media de 10, Valles obtuvo en la EBAU un 13,8 sobre 14, y compagina además los estudios con deportes como el fútbol sala.

Por su parte, el premio cascajo a la excelencia por su trayectoria investigadora y profesional recaía en Marta Pérez, doctora en gestión y conservación del mar, quien atesora una tesis doctoral con cum laude tras haber realizado numerosos estudios y proyectos de I+D+i. La galardonada aprovechó el acto de entrega para animar a los convocantes a seguir adelante con los premios, mientras que arengó a los estudiantes a que luchen por su carrera. “Las chicas somos de ciencias, no dejéis que nadie os diga que no”, concluyó.

Pérez, quien se formó en Salamanca, Cádiz, Vigo o Costa Rica, ha desarrollado parte de su carrera en Nueva Zelanda, donde estudió distintas especies marinas, llegó a descubrir una especie inédita de cangrejo, y debe su pasión por los animales y su respeto por la naturaleza, en parte, a sus años en el Grupo Scout Laguna.