Fecha

La poetisa presenta este domingo en Laguna su poemario ‘Ya no hay excusas’ en el marco de las actividades programadas con motivo del Día Internacional de los Derechos de la Mujer

Comenzó a escribir con tan solo 15 años, en busca de una ‘verdad’ que trata siempre de plasmar en sus poemas, escritos y canciones. Cinco años después todas sus creaciones han visto la luz con la publicación de ‘Ya no hay excusas’, un poemario publicado gracias a la beca Kakfa. Este será presentado este domingo en Laguna de Duero este domingo en un acto que arrancará a las 18:00 horas en el salón de plenos, y que precederá la Entrega del premio del IV Concurso de Relato Corto para jóvenes de secundaria de la Asociación María Pacheco. Entrevistamos a María Sotelo Yuste (2000) una estudiante de Filología Hispánica que se define a sí misma como una poetisa “de verso duro”.

¿Qué es para tí la poesía, una forma de expresar tus sentimientos, una herramienta para entenderte, un modo de vida…?

Para mí la poesía principalmente es verdad. Desde el momento en que escribes usando todo lo que tú sientes va a salir algo auténtico, de mejor o peor calidad, pero algo que trasciende y no te deja indiferente.

¿Cómo ha sido el proceso hasta la obtención de la beca Kafka 2020?

Todo comenzó en enero de 2019, cuando me ofrecieron la posibilidad de ser becada con esta ayuda patrocinada por el Bar Kafka, que siempre está promocionando la cultura. Ha sido un proceso laborioso pero estoy muy contenta con el resultado: la primera edición de 180 ejemplares ha sido completamente financiada por esta beca.

Dices que ‘Ya no hay excusas’ va dirigido a romper el lastre del inconformismo. ¿Qué nos vamos a encontrar en sus páginas?

El lector se va a encontrar con mucho sentimiento y verdad. A la hora de elaborarlo he marcado tres secciones distintas: una parte de sentimiento más amoroso y universal, otra parte de poesía social y otra parte que se llama ‘perros perdidos sin collar’, donde incluyo todos los poemas o canciones de una índole completamente diferente. Es un poemario que permite acceder a distintas secciones en función del estado de ánimo, y por supuesto incluye muchas sorpresas.

Visitas Laguna de Duero este domingo precisamente por tu compromiso en la reivindicación de la igualdad y la prevención de la violencia de género. Siendo de una generación muy joven, ¿con qué ojos ves este problema?

Yo lo veo como un cáncer de la sociedad. Estamos avanzando en ello, y a lo largo de mi vida he ido experimentando distintos cambios en el buen camino. Sin embargo aún queda muchísimo por avanzar en el tema de la educación, donde hay que seguir concienciando en base a una igualdad real.

¿Consideras la literatura como un medio para seguir creando conciencia en este sentido?

Efectivamente. Al fin y al cabo cuando se da voz a una persona, y en este caso a una mujer, se puede comprender y llegar a entender mejor su punto de vista. Cuando los hechos los escribe la persona que los vive es distinto y toma un punto de vista más real. Se puede llegar a entender mejor el problema y ayudar a buscar mejor la solución. El plano literario de la mujer, a lo largo de la historia, ha estado muy escondido, es importante que tengamos voz y espacio.

¿Con qué mensaje te gustaría que se quedase el público este domingo?

Me gustaría que vieran que hay una juventud comprometida, una gran parte de nuestra generación que estamos al tanto de lo que ocurre en esta sociedad y que sentimos lo que se nos está transmitiendo. En definitiva, que se tenga en cuenta nuestra opinión y se nos de voz a la hora de buscar soluciones a este problema.

Fotografía: Manuel Galán.