Fecha: 6 julio, 2017

Luis Minguela, portavoz del Partido Popular, confirma que “en estos dos años de legislatura no se han llevado a cabo ninguna de las inversiones que prometían en sus programas electorales”

El ex alcalde de Laguna de Duero y actual portavoz del grupo popular en la localidad, Luis Minguela, hace una valoración del gobierno tras dos años en la oposición. “Han sido dos años perdidos. Dejamos el Ayuntamiento en una situación económica encauzada, gracias a la cual ya se podían empezar a realizar inversiones. Aparte de subir los impuestos y cuatro medidas de cara a la galería no sabemos dónde están las inversiones que prometían en sus programas electorales”, afirma.

Minguela considera que “ya empezaron la legislatura colgándose la medalla de haber empezado depurar las aguas cuando la obra ya se encontraba ejecutada con nosotros en el poder y hecha a coste cero para el Consistorio, algo que no pueden decir por ejemplo en Arroyo o Simancas”.

En referencia al PGOU, considera que “no se ha hecho nada” y achaca la actual situación “al recurso del señor Biosca, a consecuencia del cual el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) declaró nulo de pleno derecho el Plan General de Ordenación Urbana. “Ya con ellos en el gobierno, y para no retrotraernos al del año 1999 –vigente actualmente- desde nuestro partido propusimos volver a aprobarlo con nuestro voto a favor, pero dijeron que no, lo que supone que hay que llevar a cabo un nuevo PGOU. Terminará esta legislatura y no tendremos PGOU”, apunta.

Sobre los la nueva tabla fiscal, el portavoz popular aclara que “han engañado al vecino eliminando la tasa de basura, ya que el año pasado subieron el tipo de gravamen del IBI. La recaudación por tanto se disparó a los 700.000 euros, mientras que este año, en la liquidación aprobada del 2016, se ha recaudado 1.300.000 euros de impuestos directos a los vecinos. Creemos que deberían haber llevado las inversiones que prometían, y que para nosotros por ejemplo consistirían en eliminar las redes de fibrocemento o arreglar las calles”.

En pleno proceso de renovación de las luminarias, Minguela aclara cómo “está siendo un desastre” y afirma que “este desaguisado comenzó con la adjudicación a una empresa que hizo una rebaja del precio del 50 % – 1.100.000 euros- . Pensábamos que cuando se les pidiera justificar la baja temeraria les iban a echar para atrás, pero no fue así. Finalmente se le adjudica a la empresa ALISEA, que a su vez subcontrata los servicios de instalación a la empresa Piamonte” – segunda empresa posicionada en el concurso-.

Minguela critica que “la ejecución de la obra comenzó con retraso ya que esta sociedad no ha hecho una obra en su vida. Han traído material de derribo, y esta demora se debe a que no tenían aprobado el plan de seguridad y viabilidad, ya que no disponían del CAE. Dudo que esta empresa garantice los 10 años de funcionamiento”, concluye en este sentido.