Fecha: 8 septiembre, 2016

La actuación de la banda icono de pop-rock español hizo que se abarrotara la Avenida de la Laguna y dejó claro que tres décadas no impiden que el espíritu de la movida siga más vivo que nunca

Arrancaba la segunda noche de festejos en Laguna de Duero y centenares de personas apuraban su cena en las casetas para reservarse un buen sitio en la Avenida de la Laguna; el concierto gratuito de Los Secretos prometía repetir un éxito de afluencia, al igual que lo hiciera el año pasado Camela, y así fue. Poco después de las 22:00 horas la banda liderada por Álvaro Urquijo -único integrante original de la formación- calentaba cuerdas con los primeros acordes, dando paso a un repertorio que hizo girar, a los amantes del pop-rock, la vista atrás en el tiempo.

Por supuesto no faltaron temas de reciente creación, como ‘Algo prestado’ o ‘Te he echado de menos’, canción dedicada al malogrado Enrique Urquijo. Tampoco la banda escatimó en versiones -como el famoso ‘Boulevard de los Sueños rotos’ de Sabina- e himnos que ya forman parte de la cultura colectiva, como ‘Sobre un vídrio mojado’, ‘Ojos de perdida’ o ‘Nada más’ y, como no podía ser de otra forma, el clásico más esperado, ‘Déjame’, que hizo que la multitud agolpada junto a la Plaza de Los Lavaderos corease enfervorecida.

El detalle estuvo más que cuidado en los arreglos de músicos referentes como Jesús Redondo, Ramón Arroyo, Juanjo Ramos y Santi Fernández. El ambiente festivo, la luz de los móviles en alto en cada balada, los gritos de los más jóvenes y la melancolía de los más veteranos se mezclaron en una velada en la que quedó claro que, por muchos años que puedan pasar, el espíritu de la movida permanece vivo como nunca.