Los jóvenes y sus familias manifiestan su malestar por la falta de previsión al respecto, y solicitan una solución viable que les permita entre otros aspectos, seguir con sus actividades extraescolares o conciliar la vida familiar y laboral

Con apenas tres días de margen sobre el inicio del curso, los alumnos del I.E.S María Moliner se enteraron mediante un comunicado en la web oficial del instituto del cambio del horario lectivo de sus clases. La actual situación del covid19 y la obligación de cumplir las normas de espacio, llevaron a la dirección provincial de educación, a tomar esta decisión de cambiar las clases al horario de tarde,  afectando a un total de siete clases y cerca de 160 alumnos.

La decisión, sentó como un jarro de agua fría entre el alumnado y familias del centro, como consecuencia de esta falta de previsión. Todo ello, les ha llevado a alzar la voz y llevar a cabo una concentración en el exterior del centro para reivindicar una solución a la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento de Laguna de Duero.

“Estamos muy preocupados por este problema y queremos buscar una solución. Se nos ha avisado tres días antes del inicio del curso, y si se nos hubiera notificado con una mayor premura, podríamos haber buscado una mayor viabilidad, como cambiarnos de centro. Hay muchos alumnos que nos estamos jugando becas deportivas, como es mi caso o el conservatorio. Entendemos que están jugando con nuestro futuro “aclara Lorena González, estudiante de segundo de bachillerato. Entre las opciones que barajan: poner a su disposición la Casa de las Artes o el C.C. El Cascajo. “El centro no tiene la culpa y más bien la Junta que no quiere poner soluciones, con decisiones que nos están perjudicando”. La  joven estudiante confirmaba como “no hemos querido entrar a las clases, porque para nosotros sería una derrota. Se nos planteaba un horario de 15:30 a 21:40, lo que hace inviable poder estar con nuestras familias. Nos enfrentamos a la EBAU, y no podemos estar perdiendo el tiempo” subraya González.

Luna Casado, alumna también del centro, reconoce que a ella le afecta “personalmente mucho este cambio. Tengo conservatorio por las tardes con 9 horas lectivas a la semana y no me lo pueden cambiar por la mañana. Dada la situación me tendría que cambiar de centro. He tratado de ponerme en contacto con la dirección provincial de educación y han sido incapaces de atenderme. Me he puesto en contacto con otros centros que si tienen plazas, pero dependo de que me admitan el cambio “apostilla, esta joven que lleva nueve años en el conservatorio.

Este malestar también es latente entre parte de los padres de los alumnos afectados, por toda la problemática que conlleva de cara a poder sobrellevar de la mejor manera posible,  la manida conciliación laboral. Denuncian también esa falta de previsión y la incapacidad de buscar soluciones a tiempo.

Desde el Ayuntamiento de Laguna de Duero, Román Rodríguez, presente en la manifestación, ha mostrado su “malestar” con la Junta de Castilla y León. “Otro problema más, donde somos las administraciones locales las que tenemos que buscar soluciones. Van mal y tarde, y no se puede  actuar de un día para otro. Hemos estado en contacto con la Consejería de Educación y la dirección del instituto para buscar soluciones viables y seguras”. El primer edil, ha confirmado que el consistorio ha puesto a disposición del centro y de la dirección provincial de educación, cuatro o cinco aulas en la Casa de las Artes. “Si les valen, el Ayuntamiento las cedería sin ningún problema, pero debería de ser la Junta de Castilla y León la que tendría que encargarse de la limpieza. Estamos haciendo verdaderos esfuerzos ampliando el personal en los centros para que pueda haber una vuelta a las aulas segura “. El primer edil ha recordado que “hasta el momento la Junta de Castilla y León no nos ha dado un euro, y está siendo la administración local, la que está haciendo frente a los problemas del día a día para hacer frente al covid19”.

Entre los presentes a la manifestación, ha destacado la presencia de los procuradores en cortes por el PSOE en la Junta de Castilla y León, Laura Pelegrina y Luis Fernández Bayón,  además de la concejal de educación y la concejal de juventud, Ana González y Estela Crespo respectivamente – estas dos últimas han acudido al consejo celebrado tras la manifestación – . También han estado presentes otros concejales de la corporación del seno socialista.