Fecha: 20 agosto, 2015

El escultor, artesano, artista y vecino de Laguna será el pregonero de las fiestas de la Virgen del Villar 2015

¿Cómo recibiste la noticia de que ibas a ser pregonero?

Me llamó directamente Román. No lo esperaba, las cosas como son, y la verdad es que me hizo mucha ilusión. Valoro mucho estos detalles y me parecen importantísimos.

Siempre has sido una persona muy participativa en este municipio. ¿Qué significa para ti dar el pregón delante de todos los laguneros?

Para mi es algo muy importante, quizás una recompensa, el pago a una deuda, a una cantidad de cosas que estaban aún sin reconocer. Me parece que es una aceptación de este pueblo, como si me acogiera definitivamente. No soy de aquí, pero quienes me conocen saben que es como si lo fuera.

Al margen de tu vida como artesano, tus trabajos y exposiciones, también has dedicado esfuerzos en fiestas elaborando carrozas y decoraciones…

En fiestas siempre he estado en primera línea. Desde que soy peñista, hace ya 17 años, he trabajado duro haciendo carrozas -muchas de ellas premiadas- también he tratado de motivar a la gente mediante actividades… Sin embargo nunca lo he hecho por quedar bien: es mi forma de ser y de vivir.

¿Cómo esperas vivir las fiestas este año?

Me sigo volcando mucho a la hora de celebrarlas. Las cosas han cambiado porque ahora tengo nietos, pero siempre intento salir a la calle, disfrazarme y festejar con todos los que me rodean. Es una delicia disfrutar así. A pesar de ser más mayor se viven, aunque de otra forma, con la misma intensidad.

Este año ha habido algunos cambios en las fiestas. ¿Crees que se logrará mejorar el ambiente y la participación?

Nunca se sabe qué es lo que va a pasar. Sin embargo cualquier cambio es para mejorar y ver otras perspectivas. Sin duda se ha hecho con esa intención y habrá que ver si se ha acertado o no. Por otra parte creo que la fiesta la tenemos que llevar dentro, y no depende de las actividades o la programación. La crisis ha afectado al ánimo y a los hábitos de divertirse: entre otras cosas, se ha notado mucho bajón en peñas grandes. Pero yo creo que debemos hacer de tripas corazón y no dejar que el desánimo nos pueda.

¿Qué les piensas decir a los peñistas el día 7?

Lo que quiero resaltar es la base de cualquier fiesta: que lo importante es compartir las cosas. Una fiesta se hace porque se quiere compartir con los demás, es una manera de exteriorizar lo que tenemos y compartir lo que llevamos dentro. Por eso una fiesta no tendría razón de ser encerrados en casa. Hay que intentar mezclarse, compartir experiencias y disfrutar de lo mucho o de lo poco que tenemos: esa es la ilusión, sin ello todo sería un desastre.

¿En qué proyectos artísticos o artesanos estás trabajando actualmente?

Desde el grupo de Teatro Colokio hemos preparado la obra ‘Chejov entre romances’. Este verano la hemos interpretado en Geria y Alaejos y está programada en la Casa de las Artes el 11 de octubre, donde llegará muy pulida y se podrá disfrutar por una buena causa, englobada en el programa solidario ‘X Amor al Arte’. En otros aspectos hay proyectos siempre rondándome, ya que la maquinaria de la imaginación está siempre funcionando.