Fecha: 3 septiembre, 2021

Las galardonadas protagonizaron este viernes un solemne acto de entrega de unos galardones que también reconocieron la labor del proyecto educativo ‘Sentirse mejor que ayer’, desarrollado en el CEIP La Laguna

Laguna de Duero celebró este viernes la gala de entrega de los VI Premios Cascajo. El patio castellano del Ayuntamiento fue el lugar escogido para un solemne acto de entrega que sirvió, una vez más, para reconocer el esfuerzo y las mejores trayectorias investigadoras y estudiantiles, además de premiar las iniciativas educativas más destacadas. En el acto estuvieron presentes el alcalde, Román Rodríguez, y la concejal de Educación, Ana González, acompañados de buena parte de la corporación municipal, entre ellos el teniente de alcalde, Luis Minguela, y los concejales Tomás Álvarez, Avelino Álvarez, Fernando Vara, Isidro Pérez, Estela Crespo y María Isabel Martín.

La entrega dio comienzo con la entrega de la mención especial al proyecto ‘Sentirse mejor que ayer’, desarrollado por el CEIP La Laguna el pasado curso. Con motivo de la pandemia, esta iniciativa ha tenido en todo momento como objetivo “que los alumnos sean más felices” en un ambiente acogedor que sirva para paliar los posibles temores y las consecuencias del Covid-19 entre el alumnado, tal y como explicó la edil de Educación, Ana González.

El proyecto, tal y como se detalló, ha consistido en un ambicioso plan de mejora con la programación de actividades frecuentes, tales como una liga de deletreo y cálculo mental con premios y regalos para los ganadores, el ensayo de un baile, un karaoke en los recreos por zonas, la celebración de un día del disfraz o la lectura virtual. Con ello se ha conseguido, en el centro, impartir las clases en un ambiente donde los efectos psicológicos de la pandemia han sido minimizados.

Al recoger el premio, la directora del CEIP La Laguna, Vanesa Sáenz, explicó que la iniciativa surgió en plena pandemia, cuando «pese a tener prohibido realizar actividades complementarias, buscamos, dentro de la legalidad, la manera de que los alumnos pudieran suplir estas carencias con este tipo de actividades». «Fue un año crudo, y cada viernes programábamos distintas actividades. Para ellos era algo diferente y una manera de relacionarse con sus compañeros, un proyecto muy especial para un curso muy duro», señaló la directora, visiblemente emocionada.

El premio Cascajo a la Excelencia a la Mejor Trayectoria Investigadora y Profesional del año 2021 fue a parar, como se había anunciado recientemente, a la bióloga Leonor López Almeida, quien ha centrado sus esfuerzos en la investigación del cáncer en un centro pionero de Marsella. Al presentar a la premiada, Ana González señaló que «la investigación no se dota con la necesaria ayuda económica, y somos conscientes de lo ingrato que en ocasiones puede ser esta tarea, con lo que desde el Ayuntamiento hemos decidido reconocer el papel de esta figura, la de los investigadores».

Tras estudiar su carrera y un máster, tal y como se recordó, la lagunera dio continuidad a su trayectoria en Francia, doctorándose e investigando sobre el cáncer de mama y el cáncer inmunológico (leucemias o linfomas). Gracias al uso de células extraidas de tumores humanos, y a través de modificaciones genéticas, ha trabajado en la búsqueda de posibles tratamientos para tipos de cáncer agresivos de mama. Actualmente, y desde 2019, es jefa de proyecto de Ensayos Clínicos en el Hospital Institut Paoli-Calmettes.

Al recoger su mención, Leonor López agradeció al Ayuntamiento de Laguna la organización de estos galardones, y se mostró «muy orgullosa de volver al pueblo que dejó hace quince años para dedicarse a su carrera». Entre lágrimas, la lagunera defendió que su trayectoria solo ha sido posible «gracias a una educación pública de calidad» y a su familia, especialmente sus padres, porque «son ellos quienes me han enseñado lo que es el trabajo y el sacrificio». López lamentó además que la situación en el sector de la ciencia «siga igual después de todos estos años».

En el caso del Premio Cascajo a la Excelencia al Mejor Estudiante de Bachillerato del curso 2020/2021, este fue para Lucía Alija Rivas, del IES María Moliner. Esta joven, que siempre ha destacado por sus capacidades en los estudios, ha obtenido matrícula de honor en bachillerato, con una nota media de 9,82, y con tan solo 17 años ya está matriculada para comenzar su Grado de Ingeniería Aeroespacial en León.

Al recoger su mención, la lagunera agradeció al Consistorio la organización de estos galardones, así como al IES María Moliner y a su profesorado su labor, gracias a la cual «me han ayudado mucho a llegar hasta aquí» y también dedicó la mención a su familia «por confiar siempre en mí». La gala de entrega contó con música en directo y acogió, en el patio castellano del Ayuntamiento, a cerca de una treintena de personas.