Fecha: 10 octubre, 2014

Ante la falta de sol, la Cofradía de la Virgen del Villar proyectó un video para que los vecinos del municipio apreciarán  cómo la luz del día ilumina a la patrona a través del pórtico, un hecho inédito a nivel nacional.

“Ha sido una pena, pero invitamos a todos los vecinos a que el próximo mes de Marzo acudan a ver este inédito acontecimiento” Con estas palabras optimistas,miembro de la Junta de la Cofradía de La virgen del Villar, Marta Pérez Pellón Valentín Gamazo, estimulaba a los feligreses y devotos de la Virgen del municipio a que acudieran el próximo año a presenciar este acto.

Pese a que el parte meteorológico dejaba entrever alguna posibilidad, finalmente a eso de las siete de la tarde,  y con un cielo completamente encapotado, se tuvo que optar por proyectar en el interior de la Ermita un video, que hacía referencia al último avistamiento el pasado año.

Anteriormente, los allí presentes pudieron  presenciar un baile por parte del grupo de Danzas la Ermita, así como una lectura de las leyendas de los frescos del interior del santuario que sirvió para amenizar una jornada festiva.

Antecedentes

Fue hace unos años cuando Marta Valentín Gamazo -presidenta de la cofradía- apreció este fenómeno en Santa Marta del Tera, Salamanca. Esta vecina del municipio pensó que el anómalo acto podía verse reproducido en la ermita de la de Ntra. Señora del Villar, aunque no llegó a verlo. Fernando Grau y sus hijas, tras la muerte de Marta y entusiasmados por esta idea, no cejaron en el empeño de buscar ese fenómeno en la ermita lagunera. Tras un exhaustivo análisis, finalmente se apreció en octubre del pasado año y en marzo de 2014.

En las otras iglesias, como la de Santa Marta del Tera o la de San Juan de Ortega, marca el inicio del equinoccio. En el caso de Laguna de Duero se da dieciocho días después en octubre y 18 días antes en marzo, por lo que no se puede indicar que sea en este periodo. La particularidad de este caso es que, al contrario que en las otras dos iglesias donde se alumbra un capitel, en la de Laguna de Duero enfoca directamente a la Virgen -hasta finalizar en su cara- , algo que lo hace más particular si cabe.