La plaza de los lavaderos acogió este sábado un encuentro marcado por la buena climatología y protagonizado por el grupo de danzas La Ermita y El Cimborrio de San Lorenzo del Escorial

Las jornadas de costumbres tradicionales de la matanza cumplieron este sábado su decimoquinto aniversario en Laguna de Duero con una edición marcada por el buen tiempo. La plaza de los lavaderos acogió, un año más, un evento que dio a vecinos y visitantes la oportunidad de conocer los antiguos usos gastronómicos con el cerdo como piedra angular, en el cual destacó la actuación del grupo de danzas La Ermita y, como artista invitado, El Cimborrio, llegado desde San Lorenzo de El Escorial.

La cita sirvió, una vez más, para poner de relieve la tradición folclórica y gastronómica castellana, con la demostración de varios procesos de chamuscado, limpieza y despiece del ganado, a la vez que se destacó la efeméride con nuevos productos artesanales, para después dar paso a la típica degustación de jijas y vino, a cuenta de la Asociación de Danzas La Ermita, en colaboración con el Ayuntamiento de Laguna de Duero.

Con el objetivo de seguir dando a conocer las costumbres gastronómicas y culturales más antiguas, desde la organización aprovecharon para agradecer a todos los vecinos su contribución a este tipo de encuentros, con los que pretenden seguir visibilizando, desde sus orígenes, nuestra tradición castellana.