A través de estrictas medidas organizativas en las aulas y en los accesos, se tratará de evitar cualquier riesgo en una franja de edad que exige una supervisión más exhaustiva.

Las Escuelas Municipales Infantiles del municipio, ‘Pinto Pinto’ y ‘Colorines’, también han desarrollado unos estrictos protocolos de reanudación de su actividad, con unos pautas de actuación y unas rigurosas medidas para evitar riesgo de contagio entre los niños y niñas. Tal y como ha señalado el Ayuntamiento, la empresa licitadora -Koala- ha trabajado en un plan adaptado a cada centro. Para empezar, antes de la incorporación a las aulas, todo el personal deberá someterse a pruebas rápidas para determinar su situación epidemiológica. También se les formará para mejorar la adecuación de los espacios, el trato a los alumnos y las prácticas higiénico-sanitarias.

Los centros estarán equipados con toda la información y material necesario, y sus planes contemplan unas medidas de control que atañen a todos los agentes que participan de su actividad, desde los trabajadores hasta las familias. Entre las medidas organizativas, existirá un recorrido unidireccional, señalizado en suelos y paredes, para evitar que los niños se crucen. Las aulas se dividirán en los mismos grupos, sin posibilidad de intercambio, mientras que las salidas al jardín se harán por turnos y delimitando las zonas de juego. Paralelamente se retirarán todos los elementos no imprescindibles, tales como los vasos, y se procederá a la desinfección constante de los materiales, sin posibilidad de acceder a los centros con juguetes del exterior.

Por otra parte, la siesta estará delimitada con zonas y ropa de cama para cada alumno. Los accesos estarán regulados con el uso de zapatos exclusivos de uso interno, se tomará la temperatura dos veces al día y existirá un protocolo especial en caso de que se detecte fiebre en algun niño o niña. Además, los enseres de cada uno serán almacenados en bolsas o cajas individuales, y los menores comerán en el aula en vez de en el comedor, vigilándose especialmente la higiene en todo momento.

Desde el Ayuntamiento se ha trabajado facilitando la señalización de exteriores y dotando de personal para adecuar las medidas y el protocolo, y se prevé que se organicen charlas y actuaciones en los centros educativos. “Estaremos en contacto permanente con las direcciones de los centros para ayudarles dentro de nuestras competencias”, apunta la concejal de Educación, Ana González Bustamante.

Ligero descenso de las matriculaciones

Tal y como se informó en el pleno de agosto, el Covid-19 ha causado un ligero descenso en las matriculaciones en ambos centros, si bien aún sigue abierta la oferta de plazas. En concreto, en ‘Pinto Pinto’, cuyas matriculaciones se han llevado a cabo durante la primera quincena de julio, el total de matriculados es de 53. Es de destacar que el centro contaba con 66 alumnos antes de suspenderse la actividad en marzo. En el caso de ‘Colorines’, arrancará el curso con 73 inscritos, cuando el curso terminó con 87 alumnos.