Fecha

La hermandad volvió a recorrer este miércoles las calles del municipio para celebrar una fiesta que se mantiene viva desde la fundación de la cofradía en 1835

Como cada 5 de febrero, las calles de Laguna de Duero se llenaron de ambiente festivo un año más, este miércoles, con motivo de la celebración de Santa Águeda. Tamboriles y dulzainas volvieron a señalar que la cofradía, fundada en 1835, mantiene viva su tradición gracias a las cerca de 30 integrantes, quienes ‘tomaron el mando’ un año más en homenaje a su patrona, así como a todas las madres y abuelas que han sacado adelante, generación tras generación, a las familias laguneras.

Celebrada a lo largo y ancho de Castilla, la festividad de Santa Águeda cuenta con varios siglos de antigüedad, y tiene su mayor exponente en la fiesta de Zamarramala (Segovia), donde se celebrará este domingo y donde este año la escritora Nieves Herrero será la ‘Matahombres de Oro’. La solidaridad entre mujeres sigue siendo la clave de una festividad que nació en Laguna de Duero para socorrer, históricamente, a sus integrantes en momentos de necesidad o si enviudaban.

Como cada año, la celebración ha contado con una degustación de sopas de ajo tras el tañido de las campanas a las ocho de la mañana. Posteriormente a las 11:00 se ha desarrollado la procesión y la correspondiente misa, tras la cual ha tenido lugar un pequeño refresco y se ha llevado a cabo la tradición de pedir en la calle con el acompañamiento musical, para dar paso al baile vespertino. Tal y como han comunicado desde la cofradía, tras el tradicional cambio de varas este año quienes ejercen el cargo de mayordomo son María Ángeles Bailón y Marina Merino, mientras que las mullidoras son Maite Polo y Belén Vallelado.