Fecha: 13 enero, 2015

El 2015 arranca con mínimas por debajo de la media que alcanzan los -5 grados y más días de heladas y nieblas

El nuevo año comienza para los laguneros entre heladas, nieblas y un frío seco que no se sentía en el municipio en los últimos años. Mientras que el pasado invierno las temperaturas fluctuaban dentro de la media, con mínimas que generalmente no bajaban de cero grados, este invierno estas han caído hasta los -5 grados en nochevieja, permaneciendo por debajo de la media durante quince días hasta este mismo martes. Los motivos por lo que el frío está siendo más perceptible por los laguneros son lo seco del tiempo, que a su vez invita a las heladas nocturnas.

Tal y como indican los datos de la Aemet, el 5 de diciembre se registraban las primeras heladas, si bien el descenso térmico no ha tenido lugar hasta el 29, 30 y 31 de diciembre. En otros puntos de la región como El Puente (Zamora) se llegaban a registrar -10 grados a finales de mes. Desde entonces las temperaturas no han remontado. Echando un vistazo a los datos, el invierno pasado tuvo la ventaja de ser más húmedo, mientras que el de 2012 fue más cálido de lo normal en la mayor parte de Castilla y León. De esta manera se puede decir que desde 2007 no datan mínimas tan acusadas como las que se viven en Laguna a día de hoy.

Por otro lado, las nieblas protagonizan casi todos los madrugones y ocasos de estos días. Si se tiene en cuenta que lo normal es que haya 11 días de niebla en el mes de enero en Valladolid, por el momento el cupo se ha llenado antes de llegar a mediados de mes. Habrá que esperar a ver cómo evoluciona el tiempo hasta febrero, pero partiendo de que lo habitual son 17 días de heladas y cero grados de mínimas de media, el tiempo que estamos viviendo los laguneros es notablemente más frío este año.