Fecha: 26 noviembre, 2014

Con motivo de la celebración del Día Internacional contra la Violencia de Género más de trescientas personas participaron en la lectura de un manifiesto en la Plaza Mayor que denunció este tipo de maltrato y terminó con un minuto de silencio por sus víctimas

Más de trescientos laguneros de todas las edades y condiciones participaron en la mañana de este martes en un acto que sirvió para recordar a las víctimas de la violencia de género y denunciar una lacra que se ha cobrado 46 víctimas mortales en lo que va de año. Con motivo de la conmemoración del Día Internacional contra la Violencia de Género, celebrado en gran número de ciudades de todo el país, numerosos escolares de distintos centros de educación primaria y secundaria, acompañados de vecinos y representantes políticos de todos los colores formaron un círculo alrededor de un lazo morado, símbolo de la lucha contra este tipo de maltrato, y escucharon el manifiesto leído por Yolanda Alonso, concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento.

Arropada por el alcalde, Luis Minguela, entre otros cargos del gobierno local, Alonso entonó un discurso en el que se calificó de «avance fundamental» la Ley de Medidas Integrales contra la Violencia de Género de 2004, si bien afirmaba que «es aún largo el camino que queda por recorrer para la erradicación de este tipo de conductas». «Es fundamental que las víctimas tomen conciencia de que lo son, que en nuestra labor educativa prevengamos hábitos y conductas violentas y que no olvidemos que la violencia no solo deja marcas físicas sino otras formas de agresión», rezaba el texto.

Además de hacer hincapié en que las víctimas, muchas veces, son los hijos e hijas menores de edad  -cada año entre 100 y 200 millones de niños y niñas presencian violencia entre sus progenitores de manera frecuente y en 2014 hubo un menor como víctima mortal y 33 menores huérfanos en España- el manifiesto envió la más firme repulsa y condena contra estos actos.En la Plaza Mayor tuvo lugar la representación de todas las víctimas mortales de este año a través de figuras de cartón y se rodeó a los escolares con un enorme lazo sujetado por todos los presentes. Se agradeció además a las compañeras del CEAS Susana, Geles y Carmen su esfuerzo por organizar las actividades del día y se concluyó el acto con un minuto de silencio en memoria de todas las víctimas.

Una discusión por la colocación de pegatinas termina en la protesta de Izquierda Unida en el pleno

Horas más tarde y durante el pleno ordinario del Ayuntamiento el concejal de Izquierda Unida, Jesús Salamanca, denunció que durante el acto contra la violencia de género se produjo «una censura que impidió a los miembros de Parados en Movimiento solidarizarse con las víctimas de esta lacra». En concreto, el edil afirmó que los miembros de esta asociación «habían colaborado en la creación de las siluetas de cartón, en las que colocaron pegatinas». Según Salamanca «en algunas de ellas rezaban lemas como ‘Sin pan, sin trabajo, sin techo, sin vida’, ‘Igual trabajo igual salario’ o ‘No más corrupción’,  y la situación desembocó en que los organizadores del acto les obligasen a retirar las mismas». El concejal, tras exigir disculpas por lo que él consideró «censura», se retiró del pleno de forma airada.

Por su parte, Yolanda Alonso respondió que «se trató de un acto lamentable», ya que «había miembros incluso de Parados en Movimiento que no estaban a favor de estos mismos lemas e incluso algunos activistas contra la violencia de género se sintieron ofendidos por la utilización política del acto». Jesús Viejo Castro, primer teniente alcalde, instó a Salamanca a «comportarse con responsabilidad como representante de un partido político» y lamentó que abandonase el pleno.