Fecha: 2 marzo, 2014

La exposición de fotografía “Laguna y su entorno” llega a su fin tras tres semanas de permanencia en la Casa de las Artes. Con ella y a través de sus instantáneas Santiago Bermejo pretende  que las gentes de Laguna conozcan su entorno natural, “único y maravilloso”.

Sus instantáneas han pellizcado la esencia de lo natural, logrando detener el tiempo e introducirnos en parajes tan bucólicos como familiares. Tal vez precisamente sea esa la magia de las 41 fotografías expuestas en La Casa de las Artes por Santiago Bermejo (Valladolid, 1950), que consiguen trasladarte a otro mundo sin siquiera haber rebasado el límite municipal. La escarcha de primeras horas de la mañana en el campo castellano, el suave flujo de las aguas de la acequia o la luz que se filtra entre las hojas de los pinos de los valles despiertan todos nuestros sentidos, recordándonos el peso del patrimonio de que somos poseedores los laguneros y laguneras.

“Quería que la gente de este pueblo sepa y conozca la enorme riqueza natural que existe aquí”, declara el fotógrafo, que ha trabajado para El Mundo y colabora en el Norte de Castilla. Dedicado a la fotografía desde los años ochenta, Santiago Bermejo ya saltó a los titulares con trabajos como “Veinte años después. Imágenes de los 90’”, también expuesto en la Casa de las Artes, y ahora ha centrado su trabajo en la riqueza del entorno a base de paisajes, fotos detalle y un retoque fotográfico de resultados abrumadores.

Sus fotografías delatan su debilidad por el entorno de la acequia, donde reconoce que le encanta pasear y se sorprende con la presencia de pájaros carpinteros y ardillas, así como disfrutando de la calma del rumor del agua. “Laguna no es solo ladrillo, cemento y coches”, declara el fotógrafo, que lleva más de treinta años afincado en la localidad. Utilizando todos los elementos que puede dotarle la naturaleza para su abstracción fotográfica, Santiago Bermejo reflexiona con cada foto y comparte su intimidad con el entorno.

El fotógrafo, que ha trabajado además con instituciones como la Diputación de Valladolid o la Consejería de Medio Ambiente ha obtenido numerosos premios a lo largo de su trayectoria, como el reconocimiento “Fotografía de Primavera” o el trofeo Grufare, además de haber sido finalista del premio Cossío. Asimismo, ha trabajado en diversos campos como la fotografía de estudio o social.

Solo hace falta ver parte de la muestra para darse cuenta de la variedad de técnicas que se entremezclan en las manos de Santiago Bermejo, quien ha sabido adaptar su madurez profesional a las nuevas herramientas de retoque fotográfico. El vallisoletano avanza que está trabajando a medio plazo en un proyecto con la asociación ASPRONA , un reportaje fotográfico del cual tendremos noticias muy pronto.