Fecha

El municipio se llenó de ambiente durante la jornada del martes, que arrancó con el tradicional encierro. Tras la ofrenda floral a San Pedro Regalado en el convento de El Abrojo, por la tarde se celebró la capea, logrando un lleno absoluto en la plaza de toros y poniendo el cierre a unas fiestas con alta participación

Era el día grande de San Pedro Regalado y no defraudó. Laguna vio, durante las primeras horas de este martes, sus calles llenas de laguneros con espíritu festivo, que esperaban ver el tradicional encierro. Este tuvo lugar a las 11:30, y en el mismo participaron dos toros de la Asociación Taurina Virgen del Villar -que habían sustituido a última hora a los que estaban programados por razones administrativas- y un tercer novillo de la Asociación Taurina El Abrojo. Los erales fueron soltados uno a uno desde la plaza de la Constitución, y en el recorrido solo hubo que lamentar un par de incidentes de carácter leve ocurridos a la altura del colegio Nuestra Señora del Villar, donde una señora resultó herida al tropezar, según fuentes de Protección Civil, mientras que un varón resultaba herido tras ser arrollado por un cabestro.

Por la mañana también tuvo lugar una ofrenda floral en el Convento de El Abrojo. Al acto acudieron diferentes representantes del equipo de gobierno municipal, con el alcalde  Luis Minguela a la cabeza y con el Teniente Alcalde  Jesús Viejo Castro. Un gran ramo fue ofrecido al patrón San Pedro Regalado en nombre del Ayuntamiento de Laguna de Duero. Posteriormente estos se trasladaron a la Parroquia de San Pedro Regalado, en el barrio de Torrelago, donde presenciaron la misa en honor a dicho patrón.

A mediodía el ambiente seguía muy vivo por las calles del centro. Muestra de ello fue el vermut taurino celebrado en la calle Pablo Picasso y organizado por el Mesón del Duero. No tardarían los laguneros en desplazarse hasta la plaza de toros para disfrutar de la capea, que comenzó a las 17:30 y en la que participaron los tres toros de las asociaciones junto con los otros tres novillos del Ayuntamiento. El detalle de la jornada fue el lleno total de la plaza, que acogió a gran cantidad de vecinos desde un primer momento.

A pesar de que los toros no dieron excesivo juego en un principio, el espíritu festivo estaba candente y se pudo cerrar la capea con un espectáculo de recortes de calidad. Se esperaba que se produjera un pregón taurino, pero a consecuencia del asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, durante la tarde del lunes, el Ayuntamiento decidió suspenderlo por respeto a la fallecida. Se cierran así unas fiestas que han atraído a numerosos visitantes y han logrado aunar a los vecinos del municipio en un ambiente festivo y apacible.