El Ayuntamiento, siguiendo las recomendaciones de la Junta de Castilla y León y de la FRMP, decide cancelar todas las celebraciones en honor a la Virgen del Villar, previstas este año del 4 al 9 de septiembre

El Ayuntamiento de Laguna de Duero, a través de un bando municipal emitido este viernes por la tarde, comunica la suspensión de las fiestas patronales en honor a la Virgen del Villar 2020. La situación producida por el Covid-19, unido a las recomendaciones por parte de la Junta de Castilla y León y de la FRMP (Federación Regional de Municipios y Provincias ), para que no se celebren fiestas patronales, ha dado lugar a este duro desenlace para la localidad, que se quedara este 2020 sin uno de sus principales eventos. Cabe recordar como para la presente edición, se había producido un cambio de fechas, cuya celebración estaba previsto del 4 al 9 de septiembre.

En su comparecencia posterior al Consejo de Gobierno extraordinario, el vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, reconoció que es una de las “medidas más desagradables y difícil” de las que se adoptan para avanzar en la nueva normalidad.

“Nos hemos visto obligados a tomar esta decisión tras ver cómo en otros países de Europa y del mundo el COVID-19 no ha dejado de ser una realidad y ha vuelto a aparecer con virulencia dejando centenares de muertes a su paso, de nuevo. Comprenderéis que la decisión más coherente y saludable para todos es la cancelación de las fiestas de nuestra patrona, aunque no sea la que más feliz nos hace” ha señalado el alcalde de la localidad, Román Rodríguez.

Junta y FRMP

Igea afirmó que la Junta tiene competencias para la suspensión de estos eventos sociales cuando suponen un riesgo para la salud pero aseguró que han optado por la “estrategia del consenso y la concienciación”, a la vez que recalcó que el acuerdo con el órgano de representación de ayuntamientos y diputaciones (FRMP) es unánime.

Para que esta recomendación sea atendida por los municipios y ciudades, explicó que se cuenta con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, las policías municipales y los inspectores de la Junta, cuya plantilla se puede ampliar conforme a los cambios que se introducen en la Ley de Función Pública.

Igualmente, recordó que existe un régimen sancionador, cuyas multas en función de la gravedad pueden llegar a los 12.000 euros, si bien se mostró convencido de que no se llegará a esa situación porque todos son conscientes de dificultad de celebrar eventos donde no se puede controlar el aforo.