Fecha: 7 septiembre, 2014

A pesar de la amenaza de lluvia la Plaza Mayor acoge un pregón multitudinario con amplia participación de peñistas y carrozas. La comitiva terminó el tradicional desfile en la ermita.

Cinco días de fiesta. El municipio lagunero arrancó sus fiestas patronales en honor a la Virgen del Villar, en una jornada marcada por la climatología. Finalmente y tras la tempestad de la tormenta el pregón arrancó a las siete de la tarde en una abarrotada plaza Mayor.

El pregón corrió a cargo de María Jesús López Gómez,  primera reina en las fiestas de 1971, que manifestaba su “alegría por ser pregonera y transmitir a los vecinos como eran las fiestas de antaño, donde la alegría eran las peñas “.

Por su parte el alcalde Luis Mínguela manifestaba que “estas fiestas arrancan pareciéndose a las del año pasado, aunque afortunadamente solo hemos tenido problemas en la Avenida de Estadio, de la Libertad, y de las Salinas pero se ha subsanado rápidamente”. El primer edil invita a las peñas y visitantes que salgan y asistan al abanico de actividades programadas.

La subida de la ermita transcurrió al igual que otros años presidida por la comitiva de autoridades municipales y seguidos por las un gran número de peñistas, muchos de ellos participantes del concurso de carrozas.