Fecha

Más de 400 alumnos de los colegios públicos del municipio fueron los protagonistas de un evento en el que pudieron hacer preguntas a los representantes políticos locales. La moderación corrió a cargo del periodista de Laguna al Día Jorge Lera

¿Por qué se desahucia a familias con niños? ¿Por qué son tan caros los libros de texto si la educación es un derecho? Estas fueron algunas de las preguntas que formularon los alumnos de los colegios públicos de Laguna de Duero a la corporación municipal en el particular “pleno” de este jueves, donde los representantes políticos se mostraron abiertos a resolver las dudas de los pequeños para celebrar el Día Internacional de los Derechos de la Infancia.

Más de 400 pupilos de la mayoría de colegios públicos del municipio – solo faltaron los del Miguel Hernández, que no acudieron por motivos de agenda- coparon el auditorio de la Casa de las Artes, donde el periodista Jorge Lera, de la revista y el diario digital Laguna al Día, moderó el acto. Como presentación, se destacó la importancia de los 54 artículos aprobados hace ya 26 años que protegen los derechos de los menores, los cuales han sido ratificados por 193 países, entre ellos España. La educación, la familia, la salud o la identidad son algunos de estos derechos que se deben garantizar de manera especial y particular para esta parte de la ciudadanía.

Al acto, que además estuvo amenizado por distintas actuaciones de los niños e incluso un número de magia, acudía el alcalde, Román Rodríguez, quien resolvió cuestiones relacionadas con los “privilegios” de la clase política o la inversión de dinero para el mantenimiento de centros escolares. El primer edil se puso a sí mismo y a su equipo como ejemplo de austeridad en el primer punto, y apeló a la inversión para la reparación de los tejados del CEIP Ntra. Sra. del Villar como muestra de que “como defensor de la escuela pública” trabaja en este segundo aspecto.

Por su parte, la concejala de Acción Social, Margot Rodríguez, manifestó su compromiso por seguir celebrando este tipo de actos para crear conciencia y, preguntada por si había comedores sociales en Laguna, afirmó que “por suerte no son necesarios, aunque en vista de la problemática de muchos vecinos se está trabajando en “mejorar la variedad de alimentos que se donan a estas familias necesitadas del municipio”.

Como representante de la oposición, Luis Minguela participó resolviendo dudas en cuanto a la hipotética construcción de un carril bici. El líder popular recordó el proyecto de su programa electoral para enlazar la vía ciclista por la cañada de la Nava, y preguntado acerca de los más importantes artículos de los derechos de la infancia fue tajante: el derecho a la vida, a la salud y a la educación.

Lucía Castro, concejala de Cultura, se comprometió a la búsqueda de financiación para un centro de ocio para niños y jóvenes, y ante la preocupación de los pequeños por la explotación infantil, arguyó que “es necesario que los gobiernos y las empresas exijan que los materiales que compran no provengan de minas donde trabajan niños”.

María Luisa Cortijo, concejala de Participación Ciudadana, se mostró de acuerdo con los escolares en que “la biblioteca municipal es pequeña” y a pesar de “la escasez de dinero” insistió en que “la idea es abrir un centro que lleve biblioteca y sala de estudio”. Además, hizo hincapié en las demandas en el centro de salud para la presencia de pediatras por las tardes.

Desde LSSP, Jesús Sáez intervino para explicar a los niños el problema de los recortes en educación -los cuales consideró “una vergüenza”- y las consecuencias de los desahucios en familias con niños, ante lo cual apeló a que los poderes públicos se hagan cargo de que “nadie se quede en la calle”.

Aurelia Jiménez, de IU-Laguna en Marcha, abordó el problema del coste del material escolar y los libros de texto abogando por que “se den ayudas a los centros” y explicando que “las editoriales suben sus precios en vez de bajarlos”. También habló del problema de los niños refugiados que tratan de cruzar fronteras afirmando que “debemos exigir una respuesta a los políticos, que en este caso hablan mucho y hacen poco”.

Desde Ciudadanos y bajo su experiencia como arquitecto, Tomás Álvarez se encargó de explicar a los pequeños el hecho de que haya tantas viviendas a medio construir, y manifestó su compromiso para exigir que “los nuevos proyectos urbanos sigan la normativa dando facilidades a las personas con problemas de movilidad”.