Fecha: 28 junio, 2016

Este martes tuvo lugar la lectura de un manifiesto en el que se reivindicó una Ley de Igualdad Social LGTB y se condenaron la discriminación y las agresiones. Además han tenido lugar dos performances mientras que la Casa de las Artes acoge la exposición ‘África LGTB’, que pretende visibilizar las vulneraciones de los derechos humanos

El Ayuntamiento de Laguna de Duero ha conmemorado este 28 de junio el Día del Orgullo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) con una serie de actos bajo el lema “Laguna por la Diversidad”. De esta forma, el municipio se suma a la lucha por la igualdad de este colectivo y a su reivindicación del derecho a la libertad de la diversidad sexual y de la identidad de género. Los actos arrancaron a mediodía en la Plaza Mayor con la lectura de un manifiesto a cargo de miembros de la Fundación Triángulo de Valladolid, que además han colaborado activamente en todos los eventos.

En su manifiesto, los representantes del colectivo LGTB, acompañados por el alcalde, Román Rodríguez, y las concejalas Margot Rodríguez y Lucía Castro, han recordado la lucha librada hace cerca de cincuenta años en Stonewall Inn, cuando «un grupo de personas decidieron decir basta al odio, a la discriminación, a la ocultación y a la humillación». «Ha habido avances hacia la igualdad y la libertad de diversidad sexual, pero es fundamental denunciar que en los últimos años, al calor de la crisis y los recortes, las agresiones y el odio vuelven a aumentar», denunciaban en su discurso, señalando que «el clima social y político está apoyando las agendas extremistas, racistas y xenófobas, y en España los delitos de odio tienen un crecimiento sostenido desde 2013».

Durante el acto, el colectivo ha lamentado las 49 víctimas de la masacre de Orlando, afirmando que «cuando se nos agrede es porque las políticas están fracasando» y aprovechando para denunciar que «no se ha alcanzado aún la igualdad legal ni la igualdad social». En este sentido, se puso de manifiesto que «los transexuales no tienen garantizado su derecho a la salud, las lesbianas y bisexuales no tienen derecho a técnicas de reproducción asistida y no hay medidas para proteger a los menores, el 81% de los cuales no se atreve a salir del armario».

«Castilla y León no es Madrid ni Chueca, es una comunidad rural difícil para la diversidad, la población LGBT se ve obligada a ocultarse e irse», afirmaba el manifiesto. En conclusión, durante el acto se pidió a la Junta de Castilla y León una Ley de Igualdad Social LGTB argumentando que «vivimos aquí y queremos quedarnos aquí con igualdad, libertad y dignidad».

La concejala de Familia, Igualdad y Acción Social, Margot Rodríguez, afirmó por su parte que «el Ayuntamiento se suma a la campaña contra la homofobia y la discriminación que sufre el colectivo LGTB para seguir avanzando en la igualdad de derechos ya que todavía queda mucho por conseguir en la igualdad social. Tras la lectura del manifiesto, miembros de la Fundación Triángulo protagonizaron una performance reivindicativa, que se repitió durante la tarde en la Avenida de Madrid, la Plaza de la Iglesia y el Paseo del Lago «para tratar de despertar conciencias y sensibilizar a los ciudadanos sobre la realidad de desigualdad social».

Exposición ‘África LGTB’

También este martes fue inaugurada en la Casa de las Artes la exposición ‘África LGTB’, cuyo objetivo es dar a conocer la realidad que viven las personas LGTB en este continente mostrando las vulneraciones de derechos humanos a las que se ven sometidas a diario y las condiciones de inseguridad y violencia a las que están expuestas. Esta exposición podrá visitarse hasta el día 30 de junio en horario de mañana y tarde y del 1 al 11 de julio solo en horario de mañana.

Asimismo, durante toda la semana, en la Biblioteca Municipal se realizará una exposición bibliográfica sobre material didáctico y audiovisual que aborde el tema de la diversidad de género. Simultáneamente a estos actos, se pondrá en marcha una campaña por diferentes comercios, bares, restaurantes y otros establecimientos que quieran adherirse a la misma, a través de unos carteles que estarán expuestos en los locales declarándose como espacios libres de discriminación por razones de identidad sexual.