Daniel Fernández, piloto en Castilla y León, ha cerrado la temporada 2018 como ganador del ‘Critérium’ regional en 125 cc, logrando también un cuarto puesto en Supermotard, modalidad donde este año buscará competir en el Campeonato de España

Las oportunidades a veces no llegan cuando uno quiere, pero sí cuando uno las persigue. Pese a su edad, Daniel Fernández, amante del motociclismo y la velocidad, no ha querido perder de vista nunca la oportunidad de competir en el deporte ama. Actualmente, con 35 años de edad, y gracias a su labor empresarial y su tesón, ha conseguido subirse a una moto de competición. “Siempre me han gustado las motos, pero no fue hasta los 25 años cuando he podido dar los primeros pasos en este deporte”.

Desde 2017 está luchando en 125 cc por hacerse un nombre, modalidad donde esta temporada se ha proclamado campeón ‘Critérium’ de Castilla y León. Para este lagunero, que ha mamado las motos desde joven, la oportunidad ha llegado tarde, pero sus ganas parecen intactas. “Es duro y complicado, ya que no tengo mucho apoyo. No es lo que vemos cada fin de semana en la tele. Son los amigos los que me echan una mano en las carreras”, apunta Daniel, quien reconoce cómo “en este motociclismo amateur, somos los pilotos los que nos manchamos también las manos de cambiar las ruedas de nuestra propia moto”.

En su primer año en competición fue subcampeón en 125 cc. Este 2018, Daniel también ha optado por competir en una modalidad, el Supermotard, donde la técnica y la adrenalina pasan a un primer nivel. “Decidí hacer las dos categorías conjuntas. Cada disciplina se corre en dos mangas, algo que provocó que a veces se me presentara un problema, ya que me bajaba de la de 125 cc y me subía a la de Supermotard, sin tiempo para nada”, afirma. Pese a ello, el campeonato en 125 cc fue suyo, firmando también un valioso cuarto puesto en Supermotard. La temporada no empezó muy bien para el local, quien arrancaría su primera prueba del certamen por los suelos, situación que levantaría con puestos de pódium hasta la última carrera.

Las competiciones que disputa Daniel son un total de cinco por cada modalidad, que se distribuyen a lo largo de los diferentes circuitos de la comunidad –el más cercano, el FK1 de Villaverde de Medina del Campo-. Este también forma parte del lugar de entrenos del piloto lagunero, donde pasa muchos fines de semana buscando la mecánica perfecta para los días de carrera. “Desde el mes de febrero nos pasamos ahí metidos todos los fines de semana, salvo los que hay competición” señala.

Para este 2019, Fernández ha puesto su objetivo en poder disputar el Campeonato de España de Supermotard. La necesidad de un patrocinio importante por el momento deja en el aire su participación en todas las pruebas puntuables en el nacional, aunque no descarta participar en alguna carrera. “Hace falta mucho dinero para poder competir en esta disciplina”, apostilla. Este año, además, cuenta con una moto nueva, gracias a la cual cree que “podemos hacer las cosas bien”. Lo que sí parece claro es que este año será su última participación en 125 cc. “El supermotard es más divertido, por lo que a partir de la temporada que viene me centraré más en esta disciplina”. Dentro de sus objetivos más largoplacistas, Daniel es consciente que “a su edad está todo hecho” pero no pierde la perspectiva de competir en el nacional de Supermotard y hacer un buen papel. Entre sus sueños está poder participar también en pruebas de resistencia con motos de gran cilindrada.