El municipio se echó a la calle para vivir el Domingo de Ramos con el ya tradicional pasacalles de la pieza de Gregorio Fernández

Laguna de Duero dio comienzo a su Semana Santa con dos procesiones en la jornada dominical. Por la mañana se celebró la procesión de las palmas. La marcha recorrió las calles del municipio hasta llegar a la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

El plato fuerte de este Domingo de Ramos llegó con la procesión del Santo Cristo de los Trabajos. Esta pieza de Gregorio Fernández es un puntal arquitectónico de la Semana Santa de Valladolid y Laguna de Duero. La procesión congregó a más de un millar de personas, que, acompañadas por la Banda Municipal, despidieron al Cristo de los Trabajos antes de ser trasladado a Valladolid por la Cofradía de las Siete Palabras.