Fecha: 24 abril, 2022

El Ayuntamiento despidió la III Semana Literaria del municipio por todo lo alto, con la entrega de premios de los certámenes de Poesía, Relato Corto y Microrrelato

Laguna de Duero celebró este domingo 24 de abril, a las 19:00 horas, su tradicional fiesta literaria, la gala de las Justas poéticas 2022. Tan solo un día después del Día Internacional del libro, Centenares de personas despidieron la III Semana Literaria del municipio en el auditorio de la Casa de las Artes. En la entrega participaron el alcalde, Román Rodríguez de Castro, la concejal de Cultura, Lucía Castro y la concejal de educación, Ana María González Bustamante.

El actor vallisoletano, Alberto Velasco, fue el encargado de presentar una divertida gala con altas dosis de humor y emoción. Además, estuvo acompañado por el grupo vallisoletano Keys & Groove. Estos últimos dotaron al evento de un ambiente acogedor y entrañable a la vez que animado y alegre, gracias a su acompañamiento con el piano y el saxofón. El evento comenzó con la intervención de la concejal de Cultura, Lucía Castro, quien hizo hincapié en la importancia que ha ganado este certamen en el municipio y la necesidad de apostar por la literatura, la poesía y las letras en general.

Seguido de esto, Alberto Velasco presentó un emocionante video acompañado de música en directo.  Varios actores de renombre como Itziar Castro, María Isabel Díaz Lago o Carlos Hipólito homenajearon las Justas Poéticas recitando los versos del primer ganador de las Justas en 1972. «Es increíble como los poemas de hace medio siglo tienen un significado tan presente», destacó el actor vallisoletano mientras agradecía la participación de sus compañeros en la gala.

La entrega de premios comenzó con los ganadores del IX Certamen Joven de Microrrelato, celebrado durante la mañana del 24 de abril. Para esta modalidad, los adolescentes de Laguna de Duero debían construir un relato de máximo 100 palabras en torno a los refugiados de Ucrania. El Jurado compuesto por María José Grijalba, Rafael Marín y Gloria Rivas eligieron 3 microrrelatos ganadores. Los miembros del jurado, junto con Ana González Bustamante, se encargaron de entregar los premios.

Emma Tejedor Díez ganó el premio de la Categoría A, para estudiantes de quinto y sexto de primaria, con ‘A mí barrio ha llegado una familia de Ucrania’. En la categoría B, para estudiantes de primero y segundo de la ESO, Samuel Sanz Palmero consiguió llevarse el galardón literario con ‘En tiempo de guerra’. El mejor relato de estudiantes de bachillerato y ciclos formativos, pertenecientes a la Categoría C, fue ‘Páramos atrás’, escrito por Adriana Díez de Castro.

No por conocido fue menos celebrados los Premios Generales de ambos certámenes literarios. El LI Premio de Poesía, dotado con 2.000 euros y una placa conmemorativa, viajó este año hasta la Habana, Cuba. ‘Costumbres en mi alfombra’, de Elena Beatriz Corujo Morales, fue la obra ganadora del premio de poesía. La literata ha conseguido numerosos premios tanto en su país como en certámenes internacionales y en España. Su hermana fue la encargada de recoger el premio y, además, admitió que la carrera de su hermana se remonta a los 7 años, cuando «Elena prefería escribir antes que cualquier otra cosa».

Y si el premio de poesía fue a parar al otro lado del Atlántico, el del XLII Certamen de Cuento Corto se quedó en Viana de Cega, pese a competir con relatos de todo el mundo. ‘Luces y sombras’, de Fátima Alonso Pérez, también fue galardonado con 2.000 euros y la placa conmemorativa. La ganadora de este premio vive entre Valladolid y Viana de Cega. El propio jurado quiso destacar el nivel de esta obra. Según su autora, la inspiración nació de una cita de Albert Camus: «En medio del frío invierno, descubrí en mi interior un verano invencible».

Los premios locales, dotados con 300 euros, la placa conmemorativa y ramo de flores fueron de lo más anhelado, pues los propios escritores no conocían al ganador. El Premio Local de Poesía, dotado con un premio de 300 euros y la placa conmemorativa, fue para Alba Pérez Alonso, por ‘El sentido revelado’. La lagunera ya contaba con un premio de la Justas Poéticas, ya que ganó el Certamen Local de Cuento Corto en 2016. Si bien la ganadora no pudo asistir, sí que pudo sentir el calor de la Casa de las Artes gracias a una videollamada en directo orquestada por Alberto Velasco y su marido, quien recogió el premio.

El Premio Local de Cuento Corto, asignado con 300 euros, placa conmemorativa y ramo natural fue para Roberto Antoraz Álvarez y su obra, ‘Las cigüeñas’. Roberto también repite triunfo en las Justas Poéticas, ya que fue ganador del Certamen Local de Cuento Corto en 2014. El lagunero es licenciado en Periodismo y es autor del comic ‘La Playa’. Tras trabajar en El Día de Valladolid profundizó en su pasión por escribir. Ahora es asesor de comunicación en distintos proyectos digitales y tiene una agencia de marketing. El propio Alberto admitía que estaba «sorprendido al ganar el certamen siendo la segunda vez que se presentaba».

La gala de las Justas poéticas llegó a su final cerca de las 20:00 horas con los emocionantes versos de Elena Beatriz Corujo Morales dedicados a su padre y la música de Keys & Groove. Durante este acto se destacaron los casi 2.000 trabajos literarios enviados de todo el mundo para participar en ambas categorías. La importancia internacional que está adquiriendo este certamen evidencia el exponente crecimiento de las Justas Poéticas y la relevancia que ha adquirido tras más de cincuenta los años en Laguna de Duero.