Fecha: 10 noviembre, 2020

La ilustradora local consiguió que uno de sus trabajos fuera seleccionado dentro de este libro de aventuras de la prestigiosa autora J.K. Rowling, y que ahora llega a la Biblioteca Municipal gracias a este reconocimiento

A razón de uno a tres capítulos diarios, de lunes a viernes y a lo largo de siete semanas, J.K. Rowling, autora -entre otros libros- de la saga de Harry Potter, fue publicando, de manera online, entre junio y julio de 2020, las aventuras de ‘El Ickabog’. Y no solo eso, se organizó un concurso en el que participaron más de 2.000 niños y niñas de entre 7 y 12 años procedentes de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela, que ilustraban a diario la historia. Una tormenta de creatividad global.

“Nos ha sorprendido muy gratamente el nivel y el talento de todos los niños participantes. Queremos sobre todo agradecer y felicitar a los pequeños artistas y sus familias por el entusiasmo y la alegría con que han encarado este reto en unos tiempos difíciles para todos. Es reconfortante comprobar cómo la magia de un cuento apasionante puede contagiar y estimular la creatividad. Y estamos muy contentos de constatar que han participado, y ganado, niños y niñas de todas las edades y de todos los países de habla hispana”, se señalaba desde la organización.

J.K. Rowling no solo ofreció a todos sus seguidores el lujo de leer ‘El Ickabog’ durante los duros meses del confinamiento, sino también el placer de poder ilustrarlo, pues, a cada entrega, iba revelando y recomendando los temas que inspirarían a los niños para ilustrar los diferentes capítulos de la obra.

Los dibujos preseleccionados como finalistas fueron más de 250, un dato que da a entender la calidad de los candidatos, entre los cuales el jurado seleccionó a los 34 ganadores. La lagunera Muriel Ortega Gutiérrez leyó cada uno de esos capítulos y, día tras día, intentó plasmar lo mejor que supo a través de sus acuarelas, pasteles y acrílicos hasta un total de 15 ilustraciones: el Rey Fred ‘El Intrépido’, los villanos Lord Spittleworth y Lord Flapoon, unas fantásticas uvas colgando de la vid, los ojos del Ickabog llenos de lágrimas…

“Y cuando llegó el último de los capítulo, como en otras ocasiones en las que la joven ilustradora acaba de leer un libro, llega la tristeza de tener que dar por terminada la historia porque piensa y… ¿ahora? Pues ahora la historia comienza para todos nosotros, porque el Ickabog de J.K. Rowling llega a Laguna de Duero”, señalan desde la familia de Muriel. La lagunera, como ganadora del concurso a través de la ilustración ‘La Sra. Beamish escondida detrás de la larga cortina de terciopelo’, ha conseguido para la Biblioteca Municipal de Laguna de Duero el lote de libros que la editorial Salamandra -en su versión española- aporta al premio.

Sin duda alguna, participar en la edición impresa de ‘El Ickabog’ ha resultado ser una estupenda propuesta que ánima a los pequeños a leer y ver que es posible ser parte de un proyecto tan bonito como es el proceso de elaboración de un libro. Por otra parte, la famosa escritora ha declarado que donará la totalidad de sus ingresos por los derechos de autor de ‘El Ickabog’ a su fundación benéfica, ‘The Volant Trust’, con el fin de ayudar a las personas más afectadas por la pandemia provocada por el Covid-19.