Fecha: 30 julio, 2015

El juez desestima íntegramente la demanda presentada por el colectivo Torrelago Opina, dando por hecho que los acuerdos vecinales de la Segunda Fase se tomaron conforme a la ley y condenando a la parte demandante a pagar las costas procesales

Un año después de que algunos vecinos, integrados en la agrupación Torrelago Opina, demandasen a la comunidad de propietarios de la Segunda Fase de Torrelago, la justicia ha dejado claro que esta actuó conforme a la ley. El fallo pone fin definitivamente a la polémica desatada cuando el grupo de vecinos comenzó a denunciar supuestas irregularidades en el proceso de votación mediante el cual se aprobó el proyecto de eficiencia energética Cityfied.

En concreto, una treintena de demandantes,entre los que se encuentra el secretario de la agrupación Torrelago Opina, José López Matellanes, pedían mediante una demanda la nulidad total de la junta general extraordinaria de vecinos celebrada el 22 de junio de 2013 y subsidiariamente la nulidad del acuerdo para llevar el proyecto de eficiencia energética a la comunidad. En sus alegaciones denunciaban defectos en la votación e irregularidades en el acta a pesar de que la comunidad defendía que había existido legalidad tanto en la convocatoria como en la junta y las votaciones efectuadas.

Según la demanda, la convocatoria para la junta se había realizado el mismo día 22, vulnerando los artículos de la Ley de Propiedad Horizontal. Sin embargo, en la sentencia emitida recientemente el juez estima que «ha quedado acreditado plenamente que la junta se convocó el día 19». También se manifestaba en la demanda que no se notificó personalmente la convocatoria a los vecinos, pero el juez desestima este punto, dando por hecho que esta se buzoneó y catalogando de «contradictorias» las declaraciones de los demandantes.

La sentencia también se pone del lado de la comunidad desestimando que los vecinos no recibieran el acta de la junta, declarando además que «las irregularidades denunciadas en cuanto a las votaciones o no existen o no han sido debidamente acreditadas». Los demandantes esgrimían que según la Ley de Propiedad Horizontal era necesaria la unanimidad para llevar a cabo el proyecto, si bien el juez desestima también este punto. Por todo ello la sentencia dicta que la demanda debe ser íntegramente desestimada, dando validez a la junta de vecinos y el acuerdo adoptado en la misma y condenando a la parte demandante a pagar las costas procesales.

«Llevamos 25 años anunciando las juntas de vecinos de la misma forma: en el tablón de anuncios y buzoneando los avisos, y era evidente que el proceso ha transcurrido con absoluta normalidad», han afirmado desde la comunidad de propietarios Segunda Fase, donde han recibido la sentencia sin sorprenderse y desde donde harán llegar la misma a los vecinos. El próximo paso es que los juzgados emitan la sentencia referida a la comunidad de la Primera Fase, aunque se espera que esta vaya «por el mismo camino». Mientras tanto, las obras «avanzan a buen ritmo y a nivel general los vecinos de la Primera Fase están satisfechos con el resultado a nivel térmico y estético».