Fecha

El cumplimiento de los criterios epidemiológicos permite el avance para la “reactivación económica desde la seguridad sanitaria”, si bien se pide a los ciudadanos que mantengan el nivel de responsabilidad 

La mejora de resultados epidemiológicos permitirá que la Junta de Castilla y León proponga al Gobierno Central el paso a la fase 1 de toda la comunidad la próxima semana. Así lo ha anunciado este domingo el presidente regional, Alfonso Fernández Mañueco, quien avanzó que “si se cumple la evolución epidemiológica actual” podremos avanzar a la fase 1 a partir del lunes 25 de mayo.

Según el ejecutivo regional, “la comunidad está avanzando bien y no es momento de retroceder”, aunque realizó un llamamiento a la población para que siga teniendo el “comportamiento ejemplar” y la “responsabilidad” que ha demostrado durante este proceso. Durante su intervención, el presidente de la Junta aclaró en que esta solicitud de paso de fase se hará después de que se haya detectado “una evolución positiva” y haya confianza en seguir dando pasos adelante, tras analizar la situación sanitaria actual, pero también la confianza en el sistema sanitario público regional y en los criterios epidemiológicos.

Sin embargo, advirtió a los ciudadanos que en los próximos días tiene que haber “una evolución positiva” de estos criterios para, la próxima semana, poder informar “con mayor detalle”. Con esta intención, la consejera de Sanidad tiene previsto mantener conversaciones desde esta misma tarde con los alcaldes de las principales ciudades de la Comunidad, así como con los presidentes de las diputaciones provinciales y del Consejo Comarcal del Bierzo para insistir en la necesidad de la adopción de medidas de higiene colectiva, además de que el miércoles se mantendrá una Conferencia de alcaldes y presidentes de Diputación.

Ante el posible pase a esta nueva fase, Fernández Mañueco llamó a la ciudadanía a “un nuevo acto de responsabilidad individual” manteniendo la distancia social de dos metros, pero también apeló a la responsabilidad colectiva “por el bien y la salud de todos”. Ante las voces que pedían que Castilla y León avanzara “más rápido”, el presidente de la Junta consideró que “ahora es el momento de progresar”, y recordó que la “prioridad” de la Junta ha sido en todo momento “la salud y la vida de las personas”. Sin embargo, no quiso dejar de lado la preocupación existente por la reactivación económica, que declaró que “solo se puede hacer desde la seguridad sanitaria”.

Fernández Mañueco defendió el criterio mantenido en todo momento por la Junta de Castilla y León de iniciar el proceso de recuperación de la normalidad teniendo en cuenta las zonas básicas de salud y no el total de la provincia. A su juicio, este criterio ha permitido “dar respiro a gran parte del mundo rural”, que ha podido avanzar de fase “sin esperar al ámbito provincial”.

El presidente de la Junta recordó que la Comunidad ha estos “muy cerca de los focos principales de origen de la pandemia” y cuenta con algunas de las provincias “con mayor contagio en toda España”, algo que es “una realidad” pero de la que no tienen “responsabilidad” ni la Junta, las administraciones locales o los habitantes de Castilla y León.

Ante esta situación epidemiológica, desde la Junta se abogó por actuar “con lógica científica y sensatez” y aclaró que a medida que se avance en el proceso de salida, las zonas básicas de salud irán confluyendo en el ámbito provincial. “Hubiera sido injusto dejar parado a gran parte del mundo rural que sí reunía las condiciones para salir”, por lo que defendió la estrategia como “adecuada” y la prudencia, que ha sido “bandera” del Gobierno autonómico como “una virtud y no como un pecado”.

Llamamiento a la distancia social

Fernández Mañueco insistió en que hay medidas fundamentales que hay que mantener como son la distancia social de dos metros como “medida universal de seguridad imprescindible”. Así, explicó que se solicitará a las autoridades, a la Delegación del Gobierno y alcaldes con responsabilidad en Policía Local para que estén “más presentes que nunca en las calles” a la hora de garantizar esa distancia social. Pero también llamó al uso de las mascarillas para las personas que trabajan de cara al público; un mayor control de los medios de transporte colectivo; o la apuesta de medidas concretas en los mercados públicos.

Ante el paso a la fase 1, el presidente de la Junta garantizó que el Ejecutivo autonómico “va a poner lo que esté en su mano”, y en esta línea aseguró que se dispondrá de los profesionales “suficientes y de calidad” tanto en el ámbito hospitalario como de Atención Primaria “en todas las provincias de Castilla y León”. Además, se dotará a estos profesionales de los equipos de protección y medios tecnológicos necesarios para afrontar la lucha contra el coronavirus, las camas de hospitalización y posibilidad de mejoras en las ucis extendidas.