Fecha: 9 octubre, 2016

La Ermita recibió este domingo una amplia afluencia para presenciar la iluminación de la patrona por la luz del equinoccio, además de acoger la actuación del grupo infantil de danzas regionales 

Cerca de doscientas personas presenciaron este domingo en la Ermita de Laguna de Duero el ‘Momento de Paz’ durante el cual los rayos del sol del equinoccio iluminan el altar de la Virgen del Villar. El fenómeno, que fue descubierto hace años gracias a la dedicación y el tesón de la fallecida Marta Valentín-Gamazo, se popularizó desde hace dos años, atrayendo la atención de cada vez más devotos y curiosos, como en esta ocasión, en la que el templo apenas ofrecía espacio para más personas. Como en años anteriores, el evento contó previamente con una actuación del grupo infantil de danzas regionales La Ermita.

Tal y como ha afirmado María Ángela Martín Delgado, vicepresidenta de la Cofradía Nuestra Señora del Villar, «este proceso es importante para los creyentes pero también para los curiosos», y «es fruto de la observación, casualidades y el empeño de una mujer». Desde la cofradía se explica que también tiene que ver con la posición de la Ermita, y añaden que se han llevado a cabo nuevos descubrimientos, como que en torno al equinoccio también se ilumina el cristo que está al lado del altar. «Poco a poco vamos descubriendo cosas nuevas, e intentamos que todo el mundo pueda disfrutar de estos momentos de paz», afirma la vicepresidenta.