Fecha: 7 octubre, 2014

El municipio registró un total de 1.141 donaciones en 2013, situándose entre los que más aportan en la provincia

Detrás de cada vida que se salva tras cualquier accidente u operación hay una red entera de donantes cuya entrega hace posible el milagro colectivo. Desde la Hermandad de Donantes de Valladolid se quiso ayer reconocer a estos héroes muchas veces anónimos que de forma altruista colaboran donando sangre activamente en nuestra localidad. 92 donantes laguneros, 44 mujeres y 48 hombres, fueron premiados en una muestra en la que participó el presidente de la hermandad, Nicolás Patino, la secretaria general, Pilar Alonso, el delegado local, Luis Foronda, y el alcalde del municipio, Luis Minguela.

Todos ellos se deshicieron en agradecimientos hacia los presentes, recalcando que en Laguna se registraron 1.141 donaciones en 2013. A pesar de que se matizó que estas disminuyeron en 61 con respecto al año anterior, Nicolás Patino defendió las cifras alegando que «Laguna es de los municipios que más aporta a nivel provincial, algo que debe enorgullecer a sus habitantes». Tras escucharse el himno del donante, se hizo entrega de las condecoraciones a los presentes. Todos ellos recibieron el premio de bronce -que corresponde a las 15 donaciones de mujeres y 20 de hombres- salvo la lagunera Montse Rico Pariente, que a pesar de no poder asistir fue galardonada con la distinción de plata por sus 30 donaciones. En este sentido la secretaria general, Pilar Alonso, destacó el papel de otro lagunero, Jesús Saiz Varona, quien se convirtió en «Gran Donante Nacional» con sus 75 donaciones.

Desde la Hermandad se invitó a los más jóvenes a unirse, afirmando que «necesitan el apoyo de jóvenes de 16, 17 y 18 años para renovar la sección juvenil» y animándoles asegurando que «se lo van a pasar realmente bien». También se homenajeó la labor de la Joyería Moratinos, comercio que fue condecorado con la Mención de Honor por su hacer solidario a través de la elaboración de distinciones de Donantes del año. Tras la entrega, los donantes disfrutaron de un vino y refresco para intercambiar impresiones. Su labor seguirá manteniendo el listón de la localidad bien alto en lo que al sentir solidario se refiere.