Más de un centenar de alumnas de Verónica Rojí protagonizaron este domingo un espectáculo en doble sesión, donde a las actuaciones de flamenco se les sumó una puesta en escena con estética y registro circense

Más de un centenar de alumnas de la Escuela Municipal de Verónica Rojí protagonizaron este domingo su particular festival de fin de curso, que en su XXIX edición contó con una temática que no dejó de lado el flamenco pero indagó en la estética y el registro del circo tradicional, en la búsqueda de una puesta en escena diferente. Como en anteriores ediciones, centenares de personas coparon, en doble sesión, el auditorio de la Casa de las Artes, contagiándose por el poderoso ambiente de la multitudinaria actuación. Grupos de todas las edades supieron conjugar una gran diversidad de puestas en escena, dando cuenta de la calidad que atesora la escuela lagunera.