Fecha: 19 agosto, 2015

El Ayuntamiento ha fijado el 31 de agosto como fecha para la rotura del entronque hacia el pozo de bombeo. A partir de entonces habrá un periodo de prueba de 15 días y se espera que el 1 de octubre se inaugure oficialmente la depuración

Las aguas residuales de Laguna de Duero comenzarán a depurarse muy pronto en la EDAR de Valladolid. Concretamente, tal y como ha informado el Ayuntamiento, después de algunas complicaciones registradas con la electricidad el 31 de agosto es la fecha elegida para hacer la rotura del entronque hacia el pozo de bombeo. Desde ese día habrá un periodo de prueba de 15 días y se prevé que el 1 de octubre se haga una inauguración de la depuración entre ambos ayuntamientos.

Desde el equipo de gobierno se ha insistido en que esta era «una de las prioridades» en cuanto se ha tomado posesión, pues, según el alcalde, Román Rodríguez, «la Comunidad Europea nos estaba exigiendo la depuración de las aguas al EDAR». Desde el Consistorio se ha comunicado que este miércoles se ha mantenido una reunión entre los técnicos de la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento de Valladolid -con presencia del teniente alcalde, Manuel Saravia- y el de Laguna -estando presente Román Rodríguez, el teniente alcalde Juan José Tomás-Biosca y el concejal de urbanismo,Francisco Barbillo. En esta reunión se ha cerrado el acuerdo con las fechas estipuladas.

El equipo de gobierno revisará el convenio de depuración por considerar que «suponía un elevado coste para las arcas»

El equipo de gobierno ha manifestado que anteriormente existía un acuerdo de colaboración firmado en el año 2010 entre el Ayuntamiento de Valladolid y el de Laguna de Duero. Este convenio recogía una serie de condicionantes, que según el nuevo equipo de gobierno, de llevarse a efecto, “podrían haber generado un sobrecoste importante para el municipio, además de otros problemas como es la necesidad de aportar un cartografía informatizada del municipio, la cual no existe y supondría un desembolso al ayuntamiento de 140.000 euros”.

Otro de los elementos perjudiciales del anterior convenio, tal y como señala el nuevo gobierno, está en que “todas las solicitudes de autorización de vertidos a la red tendrían que ser informadas a Valladolid, por lo que Laguna de Duero perdería esta autonomía, además que todas las actuaciones administrativas en relación a los vertidos deberían de ser comunicadas a Valladolid”.

Dentro del importe a abonar por parte del Consistorio lagunero para la depuración de aguas al Ayuntamiento de Valladolid, este debería pagar “en base al caudal del primer trimestre, y donde se realizaría una revisión a los tres años de todo lo depurado en base a unas medias”.
Tras la reunión entre el nuevo gobierno y Manuel Saravia, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Valladolid, estos han acordado revisar por completo el convenio, mediante el cual, Laguna de Duero “solo pagará al Consistorio de la capital por las aguas que depure, es decir, un precio por metros cúbicos”. Esto permitirá no hacer un desembolso directamente al Ayuntamiento e ir pagando este servicio poco a poco.

El emisario y la OCA (revisión técnica de un centro de transformación), ya están preparadas para comenzar a funcionar, a la espera de que la empresa de suministro de luz dé el vistobueno para que las estaciones de bombeo tengan electricidad. Una vez ocurra esto, habrá un periodo de prueba hasta el 30 de septiembre, cuando el Ayuntamiento de Laguna de Duero trasladará sus vertidos a la planta de Valladolid – sin ningún tipo de coste- para ver que el funcionamiento sea el correcto. Con esto “se mejorarán las condiciones de ese primer convenio, ya que de haberse llevado a efecto, esto podría haber supuesto un desembolso importante para el Ayuntamiento de Laguna de Duero”.