Fecha: 23 diciembre, 2015

Los miembros de la ONG, que suman la treintena de jóvenes y se dedican a labores educativas y sociales -como la sensibilización contra la violencia de género- pidieron en el Pleno de este martes que se reconsidere la decisión y esperan que «la asociación que ocupe su espacio cumpla labores sociales como hace Cruz Roja»

El pleno de este martes en el Ayuntamiento de Laguna de Duero estuvo marcado por la reivindicación de una quincena de jóvenes, todos ellos voluntarios pertenecientes a Cruz Roja Juventud. Ataviados con su uniforme, acudieron para pedir al Ayuntamiento que reconsidere la idea de permitirles mantener el espacio desde donde organizan las campañas educativas y sociales que impulsan. Precisamente hace dos semanas recibieron una carta del Consistorio instándoles a abandonar, en el plazo de un mes, el local de que disponían hasta el momento en el Colegio Doña Esperanza, que desde enero será ocupado por la Asociación Vecinal La Calle.

El concejal Jesús Salamanca (IU-Laguna en Marcha) se dirigió al equipo de gobierno a través de un ruego para que se tuviera en consideración que «una entidad que lleva desde 1981 formando parte activa del municipio pueda mantener toda su actividad» y arguyó que «van a desvestir un santo para vestir a otro». El PP y Ciudadanos se sumaron a esta petición destacando «la importante labor que hace la ONG».

El Ayuntamiento considera que «no se estaba usando la sede» y propone el uso de otros locales en fin de semana

En respuesta, la concejala de Participación Ciudadana, María Luisa Cortijo, explicó que, desde su llegada al cargo, «se ha reunido con todas las asociaciones, ha recibido peticiones y ha estudiado las opciones para ubicar a todos». Tras afirmar que Cruz Roja dispone de más locales (entre los que se incluye su sede en la Avenida de Madrid 93) la edil destacó que «se requirió que la ONG pormenorizara sus actuaciones y se contestó con algunas ambigüedades». Desde el equipo de gobierno se afirma que los técnicos han comprobado que su local de Doña Esperanza no se estaba utilizando los días de entresemana y por ello consideran que se ceda a la Asociación Vecinal La Calle, que «lleva pidiendo un local desde verano». Como solución, proponen «la cesión de otros locales en el Cascajo los fines de semana» para que Cruz Roja Juventud mantenga su actividad.

Los jóvenes de Cruz Roja: «Tenemos fuerza y queremos dar un nuevo impulso a nuestro papel social»

La directora del Área de Juventud de Cruz Roja, Paula González, intervino al finalizar el pleno para pedir al Ayuntamiento que «recapacite sobre esta decisión». «Hemos tenido que cancelar los talleres navideños que estábamos preparando al recibir la carta», protestó González, quien avanza que «los locales han estado sin actividad porque hemos tenido un parón de un año, pero ahora volvemos con fuerza y queremos dar un nuevo impulso a nuestro papel social».

La directora destaca que en Laguna se encargan de campañas y proyectos que nunca se han hecho en otras partes de España. «Ojalá la asociación que entre cumpla un papel social como hacemos nosotros», afirman los voluntarios. En cuanto a la propuesta de usar los locales del Cascajo los fines de semana, consideran que la opción «les limita con el horario, ya que los voluntarios tienen problemas de disponibilidad al trabajar y estudiar», aunque aseguran que respetarán la decisión y valorarán la opción.

El alcalde se compromete a «estudiar opciones»

Tras escuchar la intervención, la concejala de Participación Ciudadana, María Luisa Cortijo, «felicitó por su labor» a los jóvenes y les animó a seguir adelante con ella. El alcalde, Román Rodríguez, garantizó que puedan desarrollar la ludoteca de Navidad y se comprometió a «estudiar opciones».