Fecha: 5 enero, 2017

Nieto & Nieto Sdad de Seguros S.L. (Delegación Mapfre, Avda Madrid 14) y Asesoría Fiscal Dobleene S.L. ofrecen las claves para planificar un futuro después de la vida laboral

Graduado en Comercio por la Universidad de Valladolid, diplomado como Mediador de Seguros Titulado y Delegado de Mapfre en Laguna de Duero durante 25 años, José Nieto analiza la coyuntura actual y las posibilidades que ofrece a la hora de llevar a cabo un Plan para la Jubilación con garantías de futuro.

¿En qué momento nos encontramos?

Para empezar, estamos en un momento del año en que debemos echar un vistazo a cómo nos va a resultar la declaración de la renta de 2016, la que tendremos que presentar en 2017; ahora es el momento en que tu asesor fiscal o tu agente de seguros debería realizar una simulación para evitar sorpresas cuando formalicemos nuestra declaración.

¿Qué es importante tener en cuenta para quienes estén cerca de finalizar su vida laboral?

El tope máximo para aportaciones a Planes de Pensiones es de 8.000 € o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas, con lo cual es importante pensar en el medio y largo plazo. Conviene tener un ‘Plan para la Jubilación’, para el momento en que acabe nuestra vida laboral. Y es conveniente por las circunstancias que rodean el momento económico y por cuestiones personales.

¿Qué implica ese ‘Plan para la Jubilación’?

Tener un ‘Plan para la Jubilación’ significa planificar la situación económica que quieres tener para complementar tu pensión de jubilación recibida del Estado, teniendo en cuenta las bases por las que has cotizado. Un ‘Plan para la Jubilación’ puede concretarse de varias formas. Por ejemplo, mediante un Plan de Pensiones, un Plan de Fondos de Inversión, Plan de Jubilación, compra de activos de renta fija o variable, compra de un inmueble…

Todos estos sistemas buscan que el titular se encuentre al final de su vida laboral con un capital, con un ahorro, que supla la posible reducción de la pensión que recibe del Estado. Para optimizar nuestras posibilidades aconsejamos consultar con un agente de seguros o asesor fiscal profesional.

¿Hay motivos para pensar que las pensiones del Estado no van a estar al nivel que quisiéramos?

En efecto, en un futuro próximo el incremento de la población pasiva sobre la activa, el aumento de la esperanza de vida, la disminución de las cotizaciones por reducción de vida laboral o las crisis económicas cíclicas, entre otros factores, harán que haya que redistribuir los impuestos y cotizaciones entre mayor número de pensionistas. Obviamente eso significa una disminución de la cuantía de dicha pensión. El esquema de la parte superior puede darnos una idea de la posible evolución de la estructura de las pensiones salvo que aumente la natalidad en España o acojamos suficiente número de inmigrantes. Aunque esas dos no son las únicas soluciones.