Fecha: 21 mayo, 2021

La agrupación defiende «el derecho a la Salud como prioritario» y considera que las patentes dificultan la accesibilidad o la disponibilidad de cualquier vacuna o tratamiento para la pandemia.

El grupo municipal Izquierda-Unida podemos presentará en el pleno de mayo -que se celebrará el próximo martes- una moción con el objetivo de mostrar el apoyo de la corporación municipal a la exención de patentes de las vacunas Covid, considerando que estas «dificulten la accesibilidad o la disponibilidad de cualquier vacuna o tratamiento para la pandemia. Desde la agrupación, que defiende «el derecho a la salud como prioritario», apuntan a que «la pandemia mundial por COVID-19, con 165 millones de personas infectadas y 3,4 millones de muertos según las últimas estadísticas, es una de las crisis de mayor impacto sanitario y social del último siglo». Con esta premisa, consideran que «la falta de vacunas contra la COVID-19 es ya un gran problema a nivel mundial, el cual afecta especialmente a las zonas más pobres del mundo. Países de renta baja o en conflicto que ni siquiera tienen la capacidad de realizar contratos con las farmacéuticas para disponer de las vacunas, produciendo así una discriminación en el acceso a la salud marcada por su capacidad económica y no por la necesidad o afectación de la pandemia».

«En este contexto las empresas farmacéuticas han mantenido su práctica habitual de control estricto sobre los derechos de propiedad intelectual y de monopolios sobre vacunas y tratamientos, a pesar de la gran inversión pública en investigación básica y aplicada para su desarrollo sin la cual éste hubiera sido imposible. Los Gobiernos no pueden perder más tiempo a merced de la industria farmacéutica, que sigue con su negocio lucrativo y fijando altos precios, incluso en plena pandemia. Está en sus manos exigir un cambio y posicionarse a favor de la salud global», apuntan desde IU-Podemos.

Por todo ello, desde la agrupación propondrán al pleno «manifiestar el Derecho a la Salud como un derecho prioritario, anteponiendo su garantía al beneficio privado; por lo que las vacunas y los tratamientos contra las pandemias deben considerarse un bien público de acceso universal, por lo que los derechos de propiedad intelectual, incluidas las patentes, no deben dificultar la accesibilidad o la disponibilidad de cualquier vacuna o tratamiento para la COVID-19» y, en segundo lugar, «instar al Gobierno español a manifestar clara y explícitamente su apoyo a la exención de patentes de vacunas COVID y promover y defender por todos los medios dicha exención en todos los organismos europeos y mundiales».