Fecha: 15 julio, 2015

El grupo municipal a través del portavoz de IU-Equo en el gobierno regional, José Sarrión , ha formalizado hoy su primera pregunta parlamentaria sobre los vertidos de aguas residuales sin depurar en el municipio de Laguna de Duero

Izquierda Unida-Laguna en Marcha continúa pidiendo a las instituciones regionales la ejecución  de las obras para canalizar las aguas residuales desde Laguna de Duero a la estación depuradora de Valladolid capital. Y es que este municipio cuenta con un gran valor ecológico, pues está incluido dentro de la Red Natura 2.000. En su escrito, Sarrión demanda “explicaciones sobre qué ha hecho y qué está haciendo la Junta de Castilla y León para evitar estos vertidos que han provocado ya una investigación por parte de la Unión Europea”.

La denuncia sobre esta situación, fue manifestada por el portavoz de Izquierda Unida en Laguna de Duero, que contó con el apoyo entre otros del europarlamentario de IU, Willy Meyer , escrito que fue enviado a las autoridades europeas esta práctica.

En la intervención del pasado martes, acudieron junto con el procurador José Sarrión, los dos ediles locales – el ya mencionado Salamanca, y Aurelia Hernández-. Entre su petición estaba la de “exigir a la Junta de Castilla y León que realice la conexión eléctrica del emisor que debe traer las aguas residuales a la depuradora de Valladolid”. La conclusión de este proyecto en el que se han invertido cerca de 12 millones de euros, permitiría bombear las aguas residuales hasta –Valladolid, para que estas fueran tratadas.

Desde el nuevo equipo de gobierno confirman “que se están agilizando las obras con el objetivo que esto entre a funcionar lo antes posible”, aunque dejan claro “que es la Junta, y no el gobierno local quien tiene la capacidad de llevar a fin estas obras”, y que “pronto serán una realidad cuando el gobierno regional dé el visto bueno a todas las partes del proyecto”.

Denuncia a la UE

Han pasado ya dos años desde que se presentó la demanda,  y 16 meses desde el plazo que dieron inicialmente para el final de las obras previstas. EL partido de Izquierda alega que “el único problema aparente para depurar las aguas residuales de Laguna de Duero es que falta conectar a la red eléctrica el sistema de bombeo que llevaría las aguas residuales de Laguna a la estación depuradora de Valladolid. Por eso la Comisión determinó recientemente que se han hecho “escasos progresos con respecto a las obras que eran necesarias para garantizar la depuración de las aguas residuales de Laguna de Duero”. Ahora el procurador de IU-Equo ha decidido sumar la pregunta parlamentaria al Gobierno Regional que es responsable del cumplimiento de la normativa sobre aguas residuales.

Sobre la depuración de aguas residuales existe una Directiva 271/CEE del Consejo, que data del año 1991, y que está traspuesta a la legislación española desde el año 1995. La norma, plenamente vigente en nuestro país, establecía el año 2.000 como límite para dar tratamiento adecuado a las aguas de las “aglomeraciones urbanas” mayores de 15.000 habitantes equivalentes.