Fecha: 6 julio, 2016

Tras su negativa a entregar el acta de concejal, la edil permanecerá en la corporación como no adscrita a ningún grupo, sin descartar la opción de entrar a formar parte del equipo de gobierno

El Grupo Municipal de IU-Laguna en Marcha ha hecho efectiva este miércoles la expulsión de la concejala Aurelia Hernández Jiménez. La medida ha sido adoptada cinco días después de que la asamblea solicitase a la edil la entrega de su acta municipal y esta decidiera no renunciar a su concejalía. En adelante, Hernández continuará en la corporación como edil no adscrita a ningún grupo municipal.

Según la carta enviada por el Grupo Municipal a la concejala, consideran que Hernández «no estaba siendo responsable» con el resto de la asamblea ni con la decisión de la misma de hacer oposición, considerando que, en este aspecto, la edil «no lo ha entendido o no lo ha querido entender». En este sentido, en IU-Laguna en Marcha se muestran «preocupados por la falta de respeto a las decisiones adoptadas en asamblea» y piden cuentas por «el sentido del voto contrario a las decisiones aprobadas en la misma». También denuncian la ausencia de la edil en la asamblea y el incumplimiento del compromiso de sostenimiento económico de la sede desde el mes de febrero.

El Grupo liderado por Jesús Salamanca considera que «ha respetado todos los derechos y funciones de Hérnandez como concejala, apoyándole técnica, administrativa y personalmente» y afirma que la edil no está respetando obligaciones como «la lealtad y el compromiso hacia el programa electoral del partido. IU-Laguna en Marcha destaca la ruptura con la disciplina de voto e incide en que «nadie exige preparación o experiencia para el cargo, solo compromiso, dedicación y trabajo».

Destacando la supuesta «pérdida de confianza y el ninguneo» hacia los miembros de la asamblea, la agrupación solicitó el pasado viernes la entrega del acta de concejala y, ante la negativa de Hernández, este mismo miércoles ha remitido un comunicado con la expulsión definitiva de la edil del Grupo Municipal, que según el Art.73.3 de la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local queda en la corporación como concejala no adscrita a ningún grupo.

Aurelia Hernández: «Me he sentido apartada, sin apoyo ni información»

En respuesta a las acusaciones vertidas desde IU-Laguna en Marcha, Hernández aclara que «no se han respetado los derechos de los estatutos por parte de la asamblea, me he sentido apartada desde el primer momento, sin apoyo de mi compañero, teniendo que pedir ayuda a empleados públicos y a otros grupos políticos». La edil afirma que «no se le informaba de nada, ni siquiera de las decisiones que se iban a votar».

«En ningún momento he perdido el respeto a las 1.117 personas que nos votaron», aclara Hernández, quien acusa a IU-Laguna en Marcha de «hacer un trasvase hacia la derecha, votando con el PP pleno tras pleno, comisión tras comisión». «Creo que todas esas personas que nos votaron se sienten engañadas con este cambio», considera Hernández, poniendo como muestra de ello los resultados electorales del 20 de diciembre y del 26 de junio. La edil mantiene que cumple con todas las obligaciones de su cargo en asistencia a eventos y reuniones, y por ello justifica su rechazo a la renuncia como concejala y anuncia su continuidad como edil no adscrita sin descartar la posibilidad de entrar a formar parte del equipo de gobierno local.