Fecha: 5 septiembre, 2017

El científico y la estudiante fueron reconocidos este martes, en el Ayuntamiento de Laguna de Duero, en la segunda edición de unos galardones que ponen en valor el papel de los investigadores y los mejores perfiles académicos locales

El catedrático de la Uva Fernando Rull y la estudiante Carla Valles recibieron este martes el Premio Cascajo a la excelencia. Los galardones, que se entregaron por parte del Ayuntamiento de Laguna de Duero, le fueron otorgados en una segunda edición de esta ceremonia en la que estuvo presente el alcalde, Román Rodríguez, el teniente de alcalde, Juan José Tomás-Biosca, así como representantes de prácticamente todos los grupos municipales, incluido el portavoz de Ciudadanos, Tomás Álvarez, cuyo grupo ha sido el impulsor de esta convocatoria.

La concejala de Educación, María Luisa Cortijo, fue la encargada de presentar el acto, que fue amenizado por el cuarteto de la Banda de Música del municipio. La edil destacó especialmente la calidad de los perfiles presentados a esta segunda edición, cuyos expedientes «han sido apabullantes» dentro de un certamen «que va a más y a mejor». «Este es un encuentro humilde pero verdaderamente importante a nivel emotivo», destacó Cortijo, quien anunció que, este año, en vista del número de personas presentadas y su currículum, se harían menciones especiales.

Estas menciones han ido a parar, en la categoría de ‘Mejor trayectoria investigadora y profesional’, a Sara Galindo de la Rosa, Raúl Mateos González y Esther Tejedor Carrillo. Mientras tanto, en la categoría de ‘Mejor estudiante de secundaria y bachillerato’, se reconoció a Lucía Tabernero, del IES Las Salinas, y a María Fernández, del IES María Moliner.

A la hora de recoger su galardón como mejor estudiante del curso, Carla Valles afirmó que «le ha pillado todo por sorpresa», pues desde la dirección de su centro, el IES María Moliner, presentaron su currículum sin saberlo ella. «Estos premios son un incentivo y una motivación para seguir trabajando», afirmó Valles, quien espera iniciar la carrera de Medicina y quien ha destacado especialmente por tener una nota media, en el bachillerato de Ciencias, de 10. La estudiante terminó su discurso agradeciendo a su centro «no solo por la formación académica, sino por la que aportan para desarrollarse como persona».

Finalmente, Fernando Rull recibía el premio a la excelencia por su trayectoria investigadora y profesional, con un mérito acreditado a través de su formación en centros académicos de Montpellier, Bradford y Copenhague. Tal y como dio a conocer Laguna al Día, Rull dirige actualmente una Unidad Asociada UVA-CSIC a través del Centro de Astrobiología, con sede en el Parque Tecnológico de Boecillo, con la que trabaja dentro de EXOMARS, una misión de la Agencia Espacial Europea asociada al NASA Astrobiology Institute desde 2002 que busca rastros de vida pasada en el planeta rojo.

Este proyecto, que llegará a Marte el próximo año, trata de ayudar a buscar respuestas sobre la existencia de vida en el planeta vecino. Concretamente, Rull ha colaborado en su desarrollo implementando el espectómetro Raman-libs, una herramienta utilizada para analizar la constitución química y la estructura de cualquier tipo de material. Ha sido considerado por la NASA y la Agencia Espacial Europea como una de las técnicas potencialmente más importantes para misiones como la de Marte.

Tras recoger su galardón, el lagunero, que es catedrático en cristalografía y mineralogía desde 1989, afirmó que «los premios no tienen mayor ni menor importancia según qué organismos los dan». Su motivación, explicó, «es su vinculación con Laguna de Duero, y es que a pesar de sus raíces granadinas el científico afirmó sentirse «lagunero como el que más». Rull aprovechó para felicitar al Ayuntamiento «por distinguir a la ciencia y la investigación en unos momentos en que el desarrollo queda siempre en último lugar» y reivindicó los valores de vecindad y de convivencia de nuestro municipio.