Fecha: 12 enero, 2015

Uno de los miembros de Club 4×4 Troncomóvil es homenajeado por parte del Ayuntamiento por su larga aportación a la cabalgata de reyes en Laguna de Duero durante más de dos décadas 

23 años dan para mucho, y atrás quedan esos inicios gracias a un vecino ilustre como José Manuel Arribas, quien puso en contacto a este club con el Consistorio. Fernando Alfageme ha estado vinculado con la organización de la cabalgata en Laguna de Duero, siendo una pieza clave en el organigrama organizativo de un evento que ha ido creciendo año a año. Aún se acuerda de cómo fueron avisados el día antes de la cabalgata: “nos pidieron tres coches, y salimos ese día a repartir los caramelos. Al año siguiente conseguimos sacar 4 automóviles y con el tiempo se convirtieron en vehículos 4×4”. La evolución ha sido latente hasta convertirse como él dice en “la segunda cabalgata a nivel de Valladolid, con cerca de 7.000 personas en los mejores años”.

Con el tiempo se fue progresando llegando a sacar hasta 14 vehículos con sus correspondientes carrozas. Más de 20 años dan para que a Fernando se le hayan presentado diversos panoramas meteorológicos, y que recuerda con una sonrisa esos días de “lluvia, viento o incluso nieve”.

La seguridad fue una de las prioridades dentro de su aportación a la cabalgata y que a lo largo de los años ha continuado. Como tal siempre hay excepciones que sirven a modo de anécdota, entre las que Alfgeme recuerda cómo “uno de los alcaldes del municipio que se encontraba señalizando a una de las carrozas, provocó de manera accidental que esta chocara contra su propio vehículo“.

El buen hacer de este trabajo de seguridad y calidad a la hora de elaborar esta cabalgata se ha trasladado a otros pueblos de la provincia de Valladolid, donde el club también realiza algún tipo de actividad similar.

Tras todas estas vivencias, Fernando Alfageme anuncia hoy su desvinculación con las cabalgatas. “Mi idea es dejar entrar a gente nueva,  así como centrarme en otras obligaciones familiares y laborales», afirma, aunque asegura que “los compañeros lo seguirán haciendo de manera estupenda”. Una de las cosas que más ha entusiasmado a Fernando a continuar a lo largo de los años es ver a “esos que un día fueron niños, ahora acompañados por su familia”.

Recuerda también entre risas “aquel año que por parte de las peñas se intentó boicotear la cabalgata y donde solo salieron las carrozas del Ayuntamiento o bien aquella en la que los Reyes desfilaron  de manera duplicada”. En resumen, toda una vida vinculada a hacer feliz a los más pequeños detrás de un trabajo que en muy pocas ocasiones sale a la luz.