Fecha: 23 diciembre, 2014

Todo está listo para las actuaciones que convertirán a partir del 25 de diciembre el patio del Cascajo en un elaborado Belén

Han pasado ya 16 años desde que por primera vez se llevara a cabo en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción la primera representación de un Belén Viviente, en aquella ocasión con los niños de catequesis.

El evento nació gracias a un grupo de catequistas cuyas primeras representaciones acaecieron en el interior de la iglesia para posteriormente pasar al exterior, desarrollándose en la propia plaza. El éxito fue tal que se tuvo que trasladar en el año 2001 a la Plaza de la Constitución, donde permaneció dos años con el mismo trabajo de montaje.
Los decorados de aquel entonces se hacían sobre andamios con ruedas, que en un mismo día podían instalarse, aunque eran muy pobres en comparación a los de la actualidad. En los inicios se empezó con 10 actores y ha ido evolucionando con los años, hasta la actualidad en la que participan más de 90 personas entre actores, figurantes y organizadores.

Fue en el año 2004 cuando finalmente se trasladaron al Centro Cívico del Cascajo. Su nueva ubicación implicó la realización de decorados más complejos. Se introdujo incluso hasta un río y un poblado donde se incluyen buena parte de los oficios tradicionales como pastor, carpintero, herrero, hilanderas, cantero, lavanderas…

Ahora es la Asociación La Aceña, creada en el 2004, la encargada de gestionar este Belén Viviente. Sus propios organizadores afirman que se sienten “desbordados ante tal cantidad de trabajo y de afluencia de gente”. Existen otros belenes en la provincia, como es el caso de Renedo, pero Laguna de Duero cuenta con la particularidad de unos grandes decorados y con la participación de un gran número de actores que dan este toque novedoso a esta representación.

Son cerca de dos meses los que se necesitan para montar en su totalidad los decorados. Este año se contará con la novedad de un cambio en el portal de belén, también en la aceña y el río. También se han realizado unas posadas muy particulares con balconadas y renovado el lugar donde se encontrará el personaje de Herodes. En esta tarea de aportar nuevas

perspectivas desde la Asociación La Aceña “se busca aprovechar los recursos al máximo, tratando de colocar caseta por caseta con una estructura consolidada a la que posteriormente se va decorando su interior”.

La gran afluencia en cada una de las representaciones está llevando a la organización a pensar establecer su ubicación en un lugar como el lago o la plaza de toros, tratando con ello de albergar a más gente. Los gastos y la difícil financiación de un proyecto como este hacen en muchas ocasiones complicada esta labor de ampliación. Y es que estamos hablando de un coste de entorno a unos 6.000 euros y muchas horas de trabajo desinteresado por parte de gente que buscar poner su granito de arena en esta actividad.

La Aceña es una asociación pequeña, por lo que una labor de esta envergadura supone unas inversiones considerables. Esta actividad no sería posible sin la financiación privada de muchos de los negocios del municipio, aunque la crisis, como nos confirman desde la asociación, “lastra esta actividad teniendo que poner los propios miembros dinero de su bolsillo”.

La obra se ensaya entre 5 y 6 veces antes del gran estreno. Generalmente cuesta mucho que a lo largo de las ediciones los jóvenes que estaban un año continúen al siguiente; “es una pena que no entre savia nueva para ayudar dentro de esta actividad“. El objetivo prioritario de la Asociación es que la gente se divierta, tratando de que los actores no se encasillen en un papel. Aunque bien es cierto que cada año se modifican los textos dando ese punto innovador a cada edición.

Además de dicha representación se organizan otras actividades paralelas como es el caso del X Concurso de Belenes familiares o el concurso de fotografía, que esta edición continuarán gracias al éxito obtenido en ocasiones anteriores.

Este año serán cinco representaciones -dos de ellas del Belén Infantil como novedad- mas la adoración de los Reyes Magos en la que visitaran el portal del propio Belén. Su actividad arrancará el día 25 de diciembre a las 19 horas y se clausurará el día 6 de Reyes, cerrando con ello la edición XVI del Belén Viviente en Laguna de Duero.